viernes, 24 de marzo de 2017

LA ESTACIÓN DEL AÑO PUEDE AFECTAR EL ESTADO EMOCIONAL DEL NIÑO

Con el cambio de estación, no solo los adultos podemos experimentar en el estado de ánimo, también los niños. La relación entre este cambio en el estado emocional y la época del año se puede encontrar en la variación de las horas de luz.
¿Qué ocurre en sus cuerpecitos y en los nuestros con los cambios de estación y de luz solar? El cerebro regula la producción de dos hormonas, la melatonina y la serotonina, que intervienen en el estado de ánimo, en el ciclo del sueño y vigilia y en nuestra energía.
Producimos más melatonina cuando se pone el sol, llegando a un pico por la noche, y vuelve a disminuir cuando sale el sol. Por eso a la melatonina se le conoce popularmente como "hormona de la oscuridad". En invierno, cuando el día tiene menos horas de luz, el cuerpo produce mayores niveles de melatonina, podemos estar más cansados y tenemos más sueño.
Con la serotonina ocurre lo contrario. Aumenta cuando hay una mayor exposición al sol, como en verano, y disminuye en invierno, cuando hay menos luz y el día se acorta. La serotonina nos despierta y nos mantiene activos.

Así, cuando los días son más cortos y aumenta el número de horas de oscuridad, se puede producir un aumento de los niveles de melatonina y una disminución de serotonina. Por eso quizás en invierno podemos ver a los niños más "apagados". No conviene ignorar estos posibles síntomas, pero conocer cómo se están adaptando sus hormonas a una nueva estación nos puede ayudar a no alarmarnos.
¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a sentirse más positivos y enérgicos? Podemos ayudarles enseñándoles a tener más paciencia y perseverancia para hacer frente al día a día. También tendremos que buscar formas variadas de animarles y ayudarles en sus actividades diarias. Si aprovechamos las horas de mayor exposición a la luz solar para hacer actividades al aire libre, conseguiremos cargar un poco más sus niveles de serotonina para compensar.
Por el contrario, quizás echemos de menos ese ritmo lento cuando llegue la primavera, se alarga el día y aumenta la producción de serotonina, en detrimento de la melatonina. Y en verano, tendrán que estar más despiertos, alegres y positivos pues la exposición a la luz del sol es mucho mayor.¡Menos mal que nosotros también tendremos más exposición a las horas de sol y nos cargaremos de energía y positivismo!
Si queréis leer más sobre el tema: entrar aquí.

miércoles, 22 de marzo de 2017

MIERCOLES MUDO: JUGANDO CON SU AVI


martes, 21 de marzo de 2017

EL SUEÑO EN LOS NIÑOS. COMO LO LLEVAMOS EN CASA

Recuerdo que una de las primeras cosas que me decían cuando ya se me notaba el embarazo era: Duerme todo lo que puedas ahora, porque cuando nazca...

Sinceramente, pensé que eran unos exagerados. Mis padres siempre me habían dicho, que de bebé yo había sido una santa. Desde el primer día dormía plácidamente y cuando me tocaba comer, simplemente me despertaba y me quedaba mirando a mis padres, a través de los barrotes de la cuna, fijamente hasta que se despertaban (mi padre tenía que levantarse temprano a causa de su trabajo y cuando lo hacía siempre comprobaba que yo ya estaba despierta y tranquila, despertaba a mi madre y ésta me daba de comer).

viernes, 17 de marzo de 2017

EL EJERCICIO FÍSICO EN EL INVIERNO


Y otro viernes más vengo con consejos para afrontar el invierno. Sobre todo, pensando en los más pequeños de la casa.

El deporte contribuye a la salud, sea la época del año que sea.

  1. HUESOS Y MÚSCULOS MÁS SANOS. Para que los huesos y los músculos se vean fortalecidos, además de una alimentación sana que cuente con el calico y la vitamin D suficientes, se recomienda hacer ejercicio físico. ¡Que muevan su esqueleto es fundamental!
  2. ESTAR MÁS EN FORMA Y SENTIRSE MÁS SANO. Tómate el ejercicio de tus hijos como un hábito saludable más. La fórmula deporte + alimentación sana es ganadora. Y en los niños, es el pasaporte para ayudar a que tengan una Buena salud.
  3. MÁS AUTOESTIMA. A un niño que practica deporte de equipo le puede resultar más fácil socializer. Sentirse parte de un grupo que depende de ti, te hace sentir valorado. Y además, ver cómo aprende y mejora en la práctica, y cómo el equipo entero supera sus marcas, refuerza su autoestima.
  4. FELICIDAD. Sí, jugar al aire libre aporta felicidad. El sol estimula la producción de hormonas que tienen un efecto sobre nuestro ánimo. Y jugar es una actividad que motiva, divierte y estimula su creatividad.

Por otro lado, conviene tomar algunas precauciones para que los niños practiquen deporte de forma segura:

  1. DALES UN DESAYUNO COMPLETO Y EQUILIBRADO. La fórmula adecuada incluye lácteos, cereals y fruta. Que desayunen al menos media hora antes de practicar deporte.
  2. QUE CALIENTEN LOS MÚSCULOS. Antes de hacer deporte, los músculos están fríos y se pueden dañar si empiezan a funcionar de forma brusca en pleno frío, sin haberlos preparado antes. Conviene hacer unos ejercicios de estiramiento para preparar los músculos y que no se sobrecarguen, y para dar más flexibilidad a las articulaciones.
  3. VÍSTELES DE FORMA ADECUADA. No les abrigues demasiado, si sudan excesivamente se pueden deshidratar. Por otro lado, si algún deporte requiere equipación o protección especial, no lo subestimes.


Debo decir que nosotros, con la peque seguimos algunos de estos consejos. Por ahora no hace deporte, en una actividad extraescolar, pero sí vamos con ella de paseo, al parque o jugamos para divertirnos y sobre todo no tener una vida sedentaria. Siempre llevamos algo para picar (y cuanto más sano major. La fruta es una gran aliada). El año que viene empieza en la escuela infantil y una de las actividades extraescolares es el inicio al deporte, y ya tengo ganas de que empiece.
A mi, de pequeña, me fue genial participar en varios deportes. Conocer gente, sentirte parte de un equipo.

¿Y vosotros? ¿Seguís estos consejos con los peques de la casa?




miércoles, 15 de marzo de 2017

MIÉRCOLES MUDO: RECUERDOS



sábado, 11 de marzo de 2017

#PAPASDODOT : NUEVO SELLO DE CALIDAD MADRESFERA

Hace unas semanas recibimos el kit #PapásDodot de Madresfera. Un sello de calidad en el que me ha gustado participar.

Desde que Carlota nació hemos usado algunas marcas. Dodot fue la primera, ya que el pañal para recién nacido nos encantaba. Pero cuando creció un poco más probamos otra marca, más barata y que nos daba muy buenos resultados y desde entonces, acaso de que no haya ofertas, siempre utilizamos esa.

jueves, 9 de marzo de 2017

LOS COLORES DE LAS VITAMINAS, PROTAGONISTAS DE LA DIETA DE INVIERNO

¿Sabías que los vegetales deben su color y su sabor a más de 600 sustancias distintas? Por eso no es de extrañar que las ensaladas más sabrosas tengan un amplio abanico de colores. Pero más allá de las ensaladas, este invierno puedes aprovechar las propiedades de las vitaminas y los minerales en un sinfín de productos.

Toma nota de los principales productos y propiedades por categoría de color:


Color naranja: Verduras y frutas que deben su color principalmente al betacaroteno. Algunos ejemplos de alimentos que contienen vitamina C son:


- Naranja, mandarina, zanahoria, melocotón, mango, melón, pimiento amarillo, piña y limón.

- Las principales funciones que aportan la vitamina C es que contribuye al normal funcionamiento del sistema inmunitario.

Color rojo: Verduras y frutas que deben su color principalmente al licopeno.


- Algunos ejemplos son: tomate, fresa, frambuesa, sandía, manzana roja, pimiento rojo, granada, uvas rojas, cerezas. 


Color verde: Verduras y frutas qeu deben su color principalmente a los polifenoles.


- Algunos ejemplos son: el brócoli, la col y col de Bruselas, el aguacate, las espinacas y las lechugas, el kiwi, la manzana verde, las uvas verdes, alcachofas y espárragos.


Color blanco: Verduras y frutas que deben su color principalmente a compuestos sulfurados.


- Algunos ejemplos son: la cebolla, el ajo, el plátano, la pera, la coliflor, el jengibre, los champiñones y el nabo, además de los dátiles.


Color morado, azul y negro: Verduras y frutas que deben su color principalmente a la antocianina.


- Algunos ejemplos son: La uva negra, las moras, la berenjena, las ciruelas, los higos, la col morada y la cebolla morada.

Ahora que ya conoces algunas propiedades saludables de las frutas y verduras, ¿cuál de qué colores va a ser tu próximo plato invernal de verduras?