martes, 14 de julio de 2015

GRANITOS EN LA PIEL DEL BEBÉ A CAUSA DEL CALOR

Este tema me está llevando por la calle de la amargura, y es que la peque desde que nació es muy calurosa, como su madre y su abuelo. La pobre suda mucho y le pica la cabeza, se rasca y la piel no llega a poder transpirar. 

Cuando era un bebé recién nacido, la peque tenía el cuello en carne viva. Tenía que lavarle cada día, y secarle dando golpecitos, nada de restregar. Cuando llegó el frío y dejamos de sudar, a ella se le puso el cuello estupendamente y no volvimos a pensar en todo lo que habíamos pasado.

Pero vuelve el calor y en Barcelona este calor está acopañado por una sensación de humedad enoooooooorme. Tanto es así que sudas solo con levantarte de la silla, así que una niña pequeña que no para quieta, imaginároslo. Ahora ya no tiene el cuello en carne viva, menos mal, pero le han salido los dichosos granitos, que salen a causa del calor y el sudor. 

El primer sarpullido se lo vi en la nalga izquierda. Le iba a cambiar el pañal cuando... ¿Y esto? miré y remiré por si veía más. Pero solo le había salido ahí. Se lo comenté al papi y éste me dijo que no me preocupara, que tal y como venía se iría. Pero esa misma noche, volví a mirar y allí seguía el puñetero. 
Lo primero que hice fue comprobar, a conciencia, que no había ninguno más. Después que ella estaba bien, y por supuesto, busqué si tenía que ver que la semana anterior le habían puesto una vacuna, pero como no estaba quejicosa desheché por completo la opción. 

Así que me puse a buscar cositas relacionadas con bebés, niños de un año, el calor y los granos y por suerte pude encontrar bastante información y saber qué es lo que le pasaba al cuerpecito de la peque.

Lo primero que encontré y que ya sabía es que la piel del bebé es una de las pieles más delicadas y por eso tenemos que tener mucho cuidado con el tema del pañal y los cambios de temperatura. 

Texto extraído de Bebés y más

La miliaria o sudamina es una erupción cutánea causada por una disfunción en el sistema sudorativo: la obstrucción de los poros que llevan a las glándulas sudoríparas. Es muy común en los primeros meses de vida de los bebés y en niños pequeños, aunque puede presentarse a cualquier edad, particularmente en climas húmedos y cálidos.

El sarpullido por el calor es una erupción de pequeños bultitos y a veces también ampollas, como le han salido a la peque, que suelen aparecer cuando el bebé o niño está demasiado caliente, sea en invierno porque se abriga demasiado o sea en verano por el calor.

Suelen ser de color rojo y aparece, sobre todo en los pliegues del cuerpo o donde haya prendas ceñidas. A Carlota sobre todo le salen en el cuello (pliegues y más pliegues mezclados con sudor) y las nalgas donde el pañal no deja transpirar. La pobre lo pasa también mal con el pelo, porque le suda, como a mi, el cuero cabelludo y le pica la cabeza, hasta en lo malo se me parece.

Por suerte no es nada grave para la salud del bebé, pero si es molesta para los adultos cuando nos pasa, imaginaros para un bebé o un niño pequeños. Yo para evitar que sude tanto, le pongo prendas ligeras cuando salimos a la calle y en casa, va con el pañal y a veces ni eso, le pongo solo un cubrecama bajo su culete, por si acaso, y le dejo durante un rato que todo aquello transpire y esté al aire.

El problema que tenemos nosotros es la humedad, porque esto hace que el calor sea, todavía, más sofocante y sudes más. Así que por mucho que estés desnudo, si no tienes bien ventilado el lugar tampoco se puede hacer mucho. Nosotros tenemos, aparte de a la peque, dos preciosos gatos, que ahora mismo están muertitos de calor, se pasan el día tumbados en el suelo, panza arriba, durmiendo, intentando sofocar el calor. El problema es que tenemos muchas de las habitaciones, por no decir todas, cerradas, para que ellos no entren, pues con sus pelos, dejan todo perdido y no es plan de vivir con calor y con pelo. Tampoco podemos dejar el patio abierto, algo que ayudaría mucho a ventilar, porque los señoritos no se les ocurre otra cosa que abrir una ventana de cristales pequeños e intentar meterse. El problema es que Neko está algo gordito y cuando intenta meterse rompe el cristal. Así que tenemos alguna ventana abierta, el ventilador, y poco más y así no podemos estar mucho en casa. Pero el calor es tan sofocante que quién se atreve a salir a pasear con ese sol y esa calor.

¿Qué se puede hacer para que desaparezcan?

Lo primero, si es invierno y le salen al bebé es porque está sobreabrigado, que parece que a las mamis nos gusta tener un bebé estrella, tipo Maggie Simpson, que no se pueda mover porque tiene capas y capas de ropa.
Si tu tienes frío el bebé también. Si tu tienes calor el bebé también. Así que si tu te pones una manga larga y encima una chaqueta, al bebé le puedes poner un body y una camiseta  y si sales a la calle una chaqueta. Yo siempre seguía la norma: una manga más que yo. Y con esto pasamos perfectamente el invierno, sin que pasara frío ni tampoco calor.

Si es verano, lo único que se puede hacer es:

Si está en un sitio cerrado o con poca ventilación intentar tener el lugar fresco y seco. Para ello si se tiene aire acondicionado, encenderlo antes de que el bebé llegue y así no haga tanta humedad. Si se tiene ventilador, como es nuestro caso, se convertirá en el mejor amigo del mundo, pues mantendrá la estancia lo más seca posible.
Hay que revisar el pañal con más frecuencia. En cuanto veamos que ha hecho pipí, cambiarlo y no dejarlo por mucho tiempo mojado, para que así no se acumule el calor.
No usar cremas hidratantes ni tampoco talcos, sobre todo si el bebé suda mucho. A nosotrs, por ejemplo, nos dijeron que la talquistina le hiría bien al bebé para los granitos, pero rapidamente contesté de que eso no es así, pues al sudar tanto se hace una pasta gomosa que hace que la piel no transpire bien y entonces el bebé tenga, si cabe, todavía más calor en estos sitios. Nosotros con el agua y una loción de calamina tenemos suficiente.
Los baños refrescantes siempre que se pueda son lo mejor. Si el peque de la casa le gusta el agua, llena su bañerita y que se dé un chapuzón y si tienes una terraza, una piscinita es la mejor opción. La enana se lo pasa bomba tirando agua y jugando con sus juguetes, pongo el agua templada y dejo que juegue un rato, yo le voy remojando y le limpio sobre todo en los pliegues y zona conflictivas. Eso sí, lo hago con agua y dándole pequeños toques con su esponja natural. Nada de restregar, ni tampoco jabón. El jabón cuando le toca baño, sí, eso está claro, pero el jabón repetidas veces irrita y no es bueno, sobre todo en pieles tan delicadas.
El domingo la bañé tres veces. A falta de una. Llené su bañera un poquito y dejé que se remojara por la mañana. Algo que sin duda, la peque agradeció. Después a mediodía y por último a la tarde, esta con jabón para lavarla entera. El sábado en la piscinita que le han regalado sus yayos se lo pasó en grande y pudo estar remojadita y fresquita durante todo el día. ¡Que gran compra! Eso sí, para el próximo día yo me pongo el bañador que me dejó remojadita a mi también jugando a tirar agua fuera de la piscinita.

Otra cosa que hemos usado, y le hemos puesto después de algunos de los baños, por la mañana y por la noche es una crema de mitosyl y ha sido mano de santo. 

Es esta:

Para los granitos que salen por el calor y las pequeñas rojeces esta cremita a base de calamina es mano de santo. También va genial si se la pones después de haber estado al sol, para prevenir las irritaciones de la piel. 

A la peque fue ponerle esta loción y en pocos días ya había desaparecido, casi por completo, los granitos.




También he leído que la leche materna es uno de los mejores remedios naturales que hay. No solo con que tome leche, si no también en colocar unas gotas sobre la zona afectada y dejar que se seque. Supongo que la película que crea ayudará al bebé y a que esos granos desaparezcan. Si a la peque le siguen saliendo, lo tendré que probar. 

Y vosotros mamis y papis, ¿tenéis este problema con vuestros peques? ¿Qué hacéis? ¿Teneis algún remedio que os ayude con todo esto? 

1 comentario:

  1. Hola. yo tuve ese mismo problema y también le salieron en los pliegues de los brazos. Recuerdo que la pediatra me recomendó una crema y le fue super bien... no me acuerdo el nombre pero es un tema de lo más normal en verano... y más con estas temperaturas tan sumamente elevadas. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar