martes, 8 de diciembre de 2015

ALIMENTACIÓN DEL BEBÉ DE 6 A 12 MESES

Y hoy vengo a seguir con el tema que empecé la semana pasada. La alimentación en nuestros pequeños retoños. Ya he hablado de la alimentación en sus primeros 6 meses de vida (Aquí) donde la lactancia materna o artificial son lo más importante.

Llegan los 6 meses de nuestro bebé y es cuando debemos empezar con la Alimentación Complementaria (AC). Como su nombre indica es complementaria, así que no es que cuando lleguemos a los 6 meses adiós a la leche de mami o de fórmula. Si no que ahora la complementamos con otros alimentos.

Hay dos posibilidades de dar la alimentación a nuestro bebé. En puré o papillas o directamente con trozos, el llamado método Baby Led Weaning (BLW)

Nosotros optamos por la primera opción y es la que os cuento hoy. El próximo día hablaré un poco sobre BLW y de nuestra poca experiencia (que aunque no es extensa, es enriquecedora). 

Yo quería empezar desde el principio con BLW, pero mi marido y familiares no se sentían del todo seguros, así que decidí que lo mejor era darle papilla, siempre casera y cuando yo estuviera con ella empezar con los trozos de comida poco a poco.

Normalmente la primera papilla que se introduce suele ser la de cereales o la de frutas. A nosotros nos recomendó la pediatra la de frutas y empezamos por ella, pero es totalmente indiferente empezar por una o por otra.

Si das el pecho, lo recomendado por la OMS es dar primero el pecho y luego ofrecer la fruta. Pues para eso se le llama AC, porque es un complemento de la alimentación que le da el pecho (cuando tienen un año, poco a poco se debe ir cambiando y dar menos leche materna y más alimento sólido).

Nosotros empezamos por la papilla de frutas.
¿Que no quieres naranja? Ya me la
como yo :)
Y antes de darle la papilla con todas las frutas mezcladas es mejor hacer zumo o papilla de cada una de las frutas por separado o darle trozos para que los chupe. Al estar yo con ella opté por esta segunda opción. La pediatra me recomendó darle un cuarto de fruta, dejar que la probara y la chupara. Si pasadas 48 horas veía que no había ninguna reacción alérgica pasaba a la siguiente fruta. Si veía que ninguna le daba ninguna reacción contraria para su salud, podía empezar a hacer papillas de media fruta de cada (manzana, pera, plátano, naranja o mandarina).
Empecé con la manzana. Y aunque la chupó un poco, pronto se cansó de ella. Después seguí con la pera, que se le escurría de las manos y opté por cogérsela yo. No le gustó demsiado, y como la manzana, terminó rehuyendo de ella. Llegó el momento del plátano. Le di un trocito y aunque ponía cara de asco (sigue haciéndolo siempre que le das algo nuevo, pero siempre termina comiéndoselo todo). Parece que este le gustó un poco más, pero no os vayáis a creer. Vi que sería como sus padres, poco comedora de frutas. Llegó el turno de la naranja, pero como yo soy una loca de las mandarinas, que me encantan (en el embarazo, me pasé el día comiendo mandarinas). Le pelé un gajo, lo partí por la mitad y tal y como lo probó le encantó. Empezó a chupar de tal manera que me dio miedo que se quisiera tragar el trozo con la pulpa. Pero ella, seguía y seguía chupando (a veces pienso que esta afición por las mandarinas o el ácido le viene de cuando estaba embarazada. Puede ser, verdad??)
Después de la mandarina, probé la naranja, y aunque no le gustó tanto como su prima más pequeña, también se la comió. Fue el momento de hacer la papilla de frutas y me di un coscorrón contra el suelo, pues la peque por separado, lo que quieras, pero todas juntas.... no le gustaban nada de nada. Las rechazaba siempre. Comía un par de cucharadas y luego... luego cerraba la boca y no había manera.

Aquí, como ya tiene más de un año
está con otras frutas, como el melón
Me armé de paciencia. Los primeros días, las primeras veces, suelen ser más difíciles y pensé que con constancia y el día a día, al final se la terminaría comiendo. Pero siendo sincera, hasta que yo no empecé a trabajar, ella no quiso comer nada que no fuese su amada teti. Pero el día que empecé a trabajar no le quedó otra y por lo visto, aunque le costaba, terminaba comiéndosela sin problema. Eso no quita que cuando yo estaba en casa, los fines de semana, por la tarde, al dar la papilla, cerrara la boca a cal y canto y no hubiese manera posible de darle. Creo que hasta que cumplió unos 10 meses, Carlota se pasaba los fines de semana amorrada a la teti y no había manera humana de darle ningún alimento.

Pero debo reconocer que poco problema más hemos tenido con ella. El papi y la abuela siempre han dicho que es buena comedora. Que se levanta llena de alegría y energía y que no para quieta. El papi siempre le dice: A comer!! y ella corre a coger su babero de plástico y se lo intenta poner, pues le encanta la comida que mami le tiene preparada.

En cuanto a la papilla de frutas. Normalmente se la hacía tipo compota. Para que así me durara varios días y hacer varios botes y que el papi tuviera suficiente para toda la semana y no tuviera mayor preocupación. Había días que no quería y en esos momentos lo peor que se puede hacer con un niño es obligarle. Ellos no se morirán de hambre. Cuando tienen, piden. Solo tenemos que pensar que sus estómagos son más pequeños ,que digieren la comida de manera diferente y que puede que haya algo, olor o gusto que no les guste especialmente. Si a nosotros no nos obligan a comer, porque a ellos sí lo hacemos? Si a ti no te gusta algo, no lo comes, porque a ellos sí?
Si empezais a obligarlos, tendréis un problema en el futuro y es que siempre tendréis batalla en la mesa. Es mejor perder una batalla que no la guerra. Es mejor ceder un poco y no obligar, a que el día de mañana siempre que le llames a la mesa sea un continuo momento de lucha.

A veces los cereales se suelen dar antes de los 6 meses. Si es así, siempre sin gluten. Cuando tengan 6 meses puedes empezar a darle con gluten. Si empiezas con la AC a los 6 meses, es mejor que durante los primeros días, yo hice un par de semanas, le des cereales sin gluten y si ves que los tolera bien y no hay nada raro, empezar con unos nuevos con gluten.

Nuestra experiencia con la papilla de cereales es: NULA.
Aquí mami me ha dado una galleta
que hizo ella misma.
Quise darle papilla de cereales al poco de empezar con la de frutas. Viendo que poco a poco la de frutas la empezaba a comer, aunque le costaba, pensé que la de cereales no sería muy complicado. Suele ser una papilla que a casi todos los niños les encanta (por ser más dulce) y era el alimento perfecto para levantarse por las mañanas o para darle por las noches. Pues Carlota no quería. Nunca quiso la papilla de cereales. Le di yo y no quería. Le dio su padre y no quería. Le dio su abuela y no quería. No había manera de que esa papilla la quisiese.
Empezamos por la noche. Yo pensé que seguramente era porque como era el momento de llegar yo a casa, ella se tiraba a mi, quería su teti. Se la ofrecía y se empachaba después de estar tantas horas sin ella. Pasado un ratito le ofrecía siempre un poco de cereales, al principio en biberón. No lo quiso. Se lo ofrecimos con cuchara y solo comía un par o tres de cucharas, a la siguiente, cerraba la boca y no había manera. 
Lo intentamos durante un tiempo, un par de meses, más o menos. Al ver que no quería, directamente hablé con la pediatra y le dije: No la quiere, se la ofrecemos, pero cierra la boca. Y yo no quiero obligarla. Así que el papi y yo decidimos no darle más cereales. Comería cereales de otra manera, el pan, las galletas, incluso con el arroz o la sémola. 

Hace poco alguien comentó que había intentado dar la papilla de cereales a su bebé con su leche, pero que nunca los quiso. Ya cansada de probar ciertas cosas, decidió darle los cereales con leche de fórmula. Probar el "por si acaso..." y a ella le funcionó. 
Sinceramente, no se me pasó por la cabeza en ningún momento que el problema no fueran los cereales, si no la leche y desde entonces me pregunto "y si hubiera cambiado mi leche por la de fórmula, habría querido los cereales?". Ahora nunca lo sabremos, pero si os pasa, intentadlo, nunca está de más.
Igualmente, Carlota sin cereales sigue siendo una niña sana y le encanta comer cosas que llevan cereales y nunca tiene problemas. Así que no me preocupo. Eso sí, durante los primeros meses, incluso hoy, una de las principales cenas que tiene la peque es: leche materna. Pues no quiere mucho más.

En cuanto a la verdura, el pescado y la carne....
Al ser papilla lo que le damos, ella come todos los alimentos juntos. Normalmente suelo hacer una olla grandecita para que me dé para una semana, así puedo hacer una de carne con unas verduras y otra de pescado con otras e ir combinándola y que la peque tenga todos los nutrientes posibles.

Papi deja de hacerme la foto y
dame de comer.
Lo mejor para empezar a darles de comer las verduras es ir añadiendo poco a poco un nuevo elemento. Por ejemplo, nosotros empezamos con calabaza y patata. Cuando vi que todo iba bien y le gustaba, le añadí pollo (que es la primera carne que recomiendan que pruebe, además la pediatra nos dijo que mejor muslo, que es más jugoso que la pechuga), la peque se relamía de gusto. Así que añadí judías verdes y siguió comiendo sin problemas.
Un día quité la calabaza y puse: patata, judía verde, puerro, zanahoria y pollo. No la quería, supongo que su sabor no era tan dulce, porque no estaba la calabaza y según mi madre no había manera de darle de comer. Así que... directamente hice una olla con una calabaza y se la añadí sin problemas. Así que como he dicho antes, pocos problemas nos da Carlota con la comida (este verano, durante una semana se negó a comer nada que no fuera la teta, y yo estaba bastante preocupada, no porque pensara que se quedaba con hambre, si no porque pensaba que ella nunca había hecho esas cosas y no entendía qué había podido pasar para que en esos momentos no quisiera comer. Sinceramente, ahora pasados unos meses, creo que todo fue fruto de: el verano, el cambio de ambiente, ya que estábamos en el pueblo, la afluencia de gente,..., porque fue volver a casa y poco a poco volver a sus costumbres). Eso sí, la estrella que nunca falta es: CALABAZA. 

Después de unos meses con la carne: pollo (muslo hervido con las verduras) o ternera (solomillo hecho a la plancha, troceado con las verduras y luego picado con todo) empezamos con el pescado. Blanco, claro está. Merluza o lenguado es lo que más le hacíamos. Hasta que un día, vimos que le salía una pequeña alergia por el cuerpo (granitos pequeños). Tal y como le salió (en su barriguita), desapareció, así que no le dimos mayor importancia, pero al día siguiente volvió a pasar, así que me fijé en cuando le salía. Siempre después de comer. La papilla con la merluza le producía alergia. Al ser verano y su pediatra no estar, decidí no darle más ese pescado y cuando fuera la próxima visita hablar con ella. Por supuesto la pediatra nos felicitó y nos dijo que era mejor que esperáramos unos meses para volver a darle. Ahora es el momento y la próxima papilla que haga será con merluza. Mientras tanto, el pescado estrella en sus papillas ha sido el lenguado o el gallo (más barato y también muy rico). 

También le he dado pescado azul (en verano y con 14 meses), pero no en papilla, si no en trozos de mi plato y le encanta. Pero eso os lo explicaré el próximo día cuando hable del BLW.

La leche, durante este período sigue siendo lo más importante. Por eso recomiendan que lo primero que se le debe ofrecer al bebé es el pecho de la madre. Que beba todo lo que quiera y se alimente, y luego pruebe y empiece a comer las verduras o los cereales o la fruta. Se debe seguir ofreciendo el pecho a demanda, como he dicho antes, Carlota se pasó esos seis primeros meses con la comida que el fin de semana casi ni la probaba, porque solo quería la teti de mami. Yo lo que hacía era darle el pecho antes de comer nosotros. Luego la sentaba en su trona, a mi lado y le ofrecía su papilla. Si veía que la comía bien y sin problemas, luego le ofrecía alguna cosa, blanda, de mi plato.

El último consejo que os doy es este: Paciencia con los peques. No nacemos aprendidos y al principio, mucha de la comida acabará fuera de su boca. Paciencia con la gente y sus comentarios, poneros tapones y sobre todo, no le deis a un bebé comida a la fuerza, porque eso solo hará que cada vez que os sentéis sea una batalla.

8 comentarios:

  1. Muy completo post! Con los problemas de peso de Rosquis, la pediatra me recomendó empezar con AC a los 5 meses, algún bibis de cereales sí se tomó (nunca en plato y con cuchara) y mucho mejor nos fue con la papilla de frutas, aunque al principio tiraba más que comía en general se acostumbró a merendarla de los 6 a 18 meses en que dijo basta y empezamos con los trocitos y luego ya entera. En cuanto a los purés, le encanta el de verduras con carne o pescado, es lo que mejor se come durante el día. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me recomendaron empezar antes, pero para que se fuera acostumbrando a la comida antes de que yo me fuese a trabajar y no fuera un cambio tan brusco.
      Ella los cereales de ninguna de las maneras. En cambio la fruta es una de sus papillas favoritas. Eso sí, si le das la fruta (en trozos) se vuelve loca de contenta. Este puente, cuando nos veía que comíamos mandarina, para picar algo, se nos tiraba encima, porque ella también quería!! jajajaja.
      Ella si tiene calabaza, creo que le puedes dar de todo! :)
      Besos!

      Eliminar
  2. Yo también empecé con papilla y con la de frutas. Siempre tuve mucho miedo de que se atragantaran y como hasta el año no les salieron los dientes comieron bien trituradito durante mucho tiempo.
    Lo dicho empezamos con fruta, luego cereales y luego judias verdes, patata y pollo. Luego poco a poco fuimos incorporado nuevos alimentos, el huevo al año. Yo era muy a raja tabla con las comidas y me has recordado con a verdura de hoja que cuando el peque tenía un año fuimos a un hotel y le hicieron una papilla creo que llevaría col o algo así, se a comió muy bien pero por la noche vomitó en toda la cama.. Ay madre cuando me acuerdo. Te vuelvo a decir lo mismo que en el otro post está muy competa la guía de alimentación ;-) Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que le pasaba a mi marido. La peque ya tenía algún diente cuando empezamos con la AC, pero la verdad es que él siempre me decía y si se atraganta? Y si estoy solo? Por eso mejor todo triturado! :)
      Nosotros el huevo se lo empezamos a dar a los 9 meses. No lo he puesto en el post, pero es cierto. Primero le dimos la clara, luego la llema (siempre como huevo duro), la clara sin problemas se la come o la devora, pero la llema, le cuesta algo más. Ahora le hago mucha tortilla, y la verdad es que sus trocitos se come sin problema.
      Hay que tener mucho cuidado con las verduras de hoja. Nosotros, a día de hoy creo que le habremos dado un poco de col y para que la probara, suelo hacerle una papilla con otro tipo de verduras.
      Ufff, pobrete, lo tuvisteis que pasar mal.

      Gracias por el comentario! :) Besos!

      Eliminar
  3. Yo no recuerdo grandes problemas con la comida de mis peques, afortunadamente siempre les ha gustado comer, y yo tampoco me he calentado mucho la cabeza con el tema la verdad. Siempre les he dado a probar de todo y ellos han ido cogiendo lo que más les gusta. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que nosotros tampoco nos podemos quejar. Pero mis padres siempre recuerdan que yo no era mala. Era malísima con lo de la comida, desde el primer día. Parece que la peque ha salido a otra rama de la familia. Pero yo también intento darle aquello que veo que le gusta.
      Gracias por el comentario! :)
      Besos!

      Eliminar
  4. Nosotros empezamos con verdura por tener un sabor, a priori, menos agradable que la fruta, más dulce. Optamos por un término medio entre purés y BLW y, la verdad, bien por eso bien por la criatura, no hemos tenido ningún problema y come bien y de todo. A veces no quiere comer, pues listo.
    Con respecto a los cereales, comiendo pan y otros alimentos no serían necesarios según nos dijo el pediatra. Nosotros sí se los damos y también muy bien.
    ¡Qué alegría que coman bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es una gozada que quieran comer tan bien. Ya vendrán esos momentos de: esto no me gusta. No quiero comer. Jajajaja.
      Lo mismo me dijo la pediatra, que si comía pan u otros alimentos con cereales que no me preocupara.
      Saludos y gracias por tu comentario! :)

      Eliminar