miércoles, 23 de diciembre de 2015

YA TENEMOS GUARDERÍA, COLEGIO, INSTITUTO,...

Pues sí. Hoy os hablo del colegio ganador. Hoy os cuento más sobre este centro y sobre todo sobre su oferta educativa que es lo que me ha empujado de lleno a querer que Carlota forme parte de él.

Llevamos tiempo pensando que es hora de que la peque interactue más con otros niños. Cuando la llevamos al parque o en la calle mismo, vemos que se desvive por estar con otros pequeñajos, aunque después de 5 o 10 minutos ya está jugando con sus cosas pasando olímpicamente de todo lo que le rodea. 

Mientras el papi ha estado en el paro, el apuntarla a una guardería, aunque fueran tres horas, nos parecía que no hacía falta, además de que el gasto económico suponía una brecha enorme en la economía doméstica al no poder llegar a final de mes así que esta opción fue totalmente descartada.
Cuando el papi empezó a trabajar decidimos esperar, pues no sabíamos si duraría mucho. Después de lo que pasó en verano, que encontró trabajo y a los 15 días cuando volvió la gente de sus vacaciones le dijeron que ya no valía para ese trabajo
Así que pensamos... mejor esperar, ver cómo va, tantear todo antes de decidir hacer algo más. Así que gracias a mis padres pudimos buscar la mejor solución hasta el momento. Por la mañana con el papi en casa. Se levanta, desayuna, juega, ve un rato la peppa pig y duerme una minisiesta (a veces). A media mañana, casi mediodía papi se tiene que ir a trabajar ,así que la prepara y la lleva con la abuela, que tiene un pequeño negocio justo debajo de casa. 
Mi madre cuida de ella el resto del día (le da de comer, duerme la siesta, juega con ella, salen a pasear a veces,...) hasta que a media tarde, casi la noche, llego yo, para recogerla. Aunque primero tengo que darle de mamar, no sea que la teta se vaya y se ponga nerviosa :)
A partir de ese momento es mía y solo mía. Preparamos la cena juntas, la baño, pijama, juego, y por supuesto llega el momento de estirarse, relajarse y dormir.

Pero ha llegado el momento de que toda esta rutina cambie un poquito. Carlota cada vez es más mayor y empieza a moverse más de la cuenta. Eso hace que mi madre, que está trabajando cuando la cuida, no pueda estar por ella todo lo que quisiera, o deja su negocio a un lado o a la niña y por supuesto, no le vamos a pedir que sea el negocio, que es el que trae el pan a su mesa y el que también nos ayuda a nosotros. Decidimos que era el momento. Papi lleva unos meses en el trabajo y aunque sabemos que eso no es garantía de nada, siempre nos da algo de tranquilidad, además de lo bien que se lleva con los compañeros, las buenas críticas que ha recibido y lo bien que se portan con él.

Así que hablamos y decidimos que debíamos apuntarla a una guardería, como mínimo un rato por la tarde, para que mi madre pueda descansar y atender el negocio como se merece. Pero como ella no quiere renunciar a no estar con ella en todo el día, decidimos que la mejor opción, este año que empieza es: que vaya solo unas horas sueltas. Lo mejor, horario de tarde, para que así también se pueda quedar con papi por la mañana. A mediodía la abuela le puede dar de comer y así después de la siesta, se van dando un paseo para ir hasta la escuela. 

En un principio nos hablaron de una que está justo al lado de casa. Es una guardería que siempre había visto cuando iba caminando de mi casa a casa de mis padres (cuando estaba soltera) y que siempre me había gustado. Pero el destino hizo que no nos pudiéramos ver. Llamé, reservé una cita, tuve que volver a llamar para anularla porque teníamos un compromiso previo que no podía anular. Me lo cambian a la siguiente semana, pero me dicen que antes, porque tienen una fiesta. No hay problema, tendré que correr, pero todo sea por poder ir a verla y hablar con la directora. El día antes, por la tarde, me llaman. La directora tiene una cosa que hacer y no puede atenderme. Me dejó de piedra. O sea, que a última hora del día anterior me lo dicen??? En fin, sé que podría ser un compromiso que saliera en ese mismo momento, pero da rabia. Después me preguntan por tercera vez cuando quiero que empiece el cole la peque, les digo que en enero y me contestan que para enero está todo lleno y que me tendrían que poner en lista de espera. Me imaginaba que esto podría pasar, peeeero no ver el cole y que me pusieran ya... No sé, no me gustó. 
Así que decidí que mejor ir a mirar otras opciones. Fue entonces cuando salió la segunda opción. Opción que había descartado solo por mera proximidad. La escuela de mayores está justo al lado de casa, pero la guardería (que es lo que buscamos ahora) y la escuela infantil están algo más alejadas y eso me hacía pensar que la abuela, mi madre, no podría ir a recogerla, pero ella se las apaña como sea, pero no deja que la niña no vaya a ese colegio (que le gusta tanto como a mi), que sabía que me encantaba y que además sabíamos que tenía la posibilidad de la guardería, colegio e instituto. Todo sea por tenernos cerca  y poder disfrutar de la peque. :) :)

La guardería es privada (no concertada) y se nota en el precio. Tuvimos que pensárnoslo bien, pero decidimos recortar otro gasto para poder apuntarla. A partir de primaria todo cambia y al ser concertada el precio baja, algo que nos irá bien  y podremos estar más tranquilos.

Hace dos semanas, las tres: la abuela, la peque y yo nos fuimos al colegio. Tal y como entramos me gustó. El sitio es precioso, la verdad. La gente amable: profesoras, personal de apoyo, directora,... Todos fueron simpáticos con la peque y con nosotras. 
Estuvimos un buen rato con la directora hablando de las posibilidades, viendo cómo se desenvolvía Carlota allí con algunos juguetes y la verdad es que se quedó impresionada, más que nada por lo bien que se comportaba y lo fácil que es (cuando ella quiere). Aunque Carlota sigue con el pecho, le conté a la directora que no habría problema pues ella sabe que cuando mami no está, el pecho tampoco y no le crea ningún trauma, ni lloros, ni nada. Eso sí, les dejé claro que durante este curso yo no iría a dejarla ningún día, pues cuando la dejo, aunque sea en el mismo sitio pero en otra habitación monta tal cirio que no quiero ni pensar qué haría si la llevara yo. Además de que tampoco puedo por incompatiblidad horaria. La persona encargada, este curso, de llevarla y recogerla sería sobre todo, la abuela. Excepto los viernes, que ahí estaré yo como un clavo para recogerla y poder estar un ratito con ella. 
Llegamos al momento horario. Le dije cuál era nuestra mejor opción y si se podría hacer. Y aquí ya me terminaron de enamorar. Mientras que en otros sitios, el horario es el que es y no querían hacer nada para "amoldarse" a la peque y a nosotros, aquí nos dijeron rápidamente que podría hacerse. Que no era habitual y no tienen ese horario por la tarde, pero sí por la mañana, que tampoco suponía grandes excesos, pues era dentro de un horario que ya tienen y que podríamos mirar de ver cómo se desarrollaba todo. Así que ya llevaba todas las papeletas para que nos quedáramos con ellos.
También llegó el momento de saber si habría o no plaza para ella. Y nos aseguraron que no habría problema, para ahora ni para el futuro, pues una vez entras, ya cuentan con esa plaza para tu hijo. 

Cuando todos estos puntos quedaron claros le dije que era nuestra mejor opción y que estaba encantada con el sitio, que quería saber más sobre el proyecto educativo, pero que podríamos empezar a agilizar la preinscripción de la peque.

Si el sitio me gusta, el proyecto educativo me encanta. 
Para los más pequeños está el proyecto EMA: expressió, moviment i aprenentatge (expresión, movimiento y aprendizaje). Un modelo psicomotriz para potenciar la inteligencia infantil de 0 a 3 años. Para ello trabajan la práctiva psicomotriz para desarrolar la expresión tanto psíquica como física del pequeño, utilizando el juego como canalizador. Además de trabajar los hábitos para que los más pequeños se orienten y estructuren y formen su autoestima. 
También trabajan con: cesta de los tesoros y juego heurístico donde puedan manipular e investigar todo tipo de cosas, además de crear nuevas situaciones. (Nosotros en casa tenemos una pequeña cesta de tesoros).
Y así muchas cosas más, como el rincón de los juegos, talleres, relajación, ... 

En fin, que sí, que me enamoraron de tal manera que les hubiese dejado allí mismo a la niña en ese momento para ver qué tal se desenvolvía. 
Después dimos un paseo por las aulas, vimos a los demás niños y conocí, desde lejos los que van a ser los compis de la peque. Son poquitos en clase, algo que me encanta, porque tengo miedo que al principio se agobie si hay muchos niños.

El final de la visita llegó el momento de despedirnos y quedar para la siguiente semana donde conocería a la nueva tutora de Carlota.

Y así fue, a la siguiente semana llevé algunos papeles para preparar todo para el ingreso de la peque. Al final, el 11 de enero empieza su día a día. Solo tres horitas por la tarde, donde interactuará con otros pequeñajos y donde empezará su nueva rutina. A partir de septiembre (el curso que viene) ya hemos hablado de que será todo el día.

La tutora nos entregó una pequeña libreta-agenda. Donde le podemos poner día a día cosas que necesiten saber, igual que ellas podrán escribirnos a nosotros para que estemos atentos a lo que nos comenten. Además de pequeñas reuniones, para poder ponernos al día de todo lo que haya en el cole y todo lo que participe la peque. Aquí os dejo el programa por si queréis echarle un vistazo.
También nos dio un folleto informativo con cositas para los padres  y una pequeña lista de cosas que se necesitan para el primer día, como por ejemplo un cojín (yo pensé: ¿un cojín?, pero tiene su lógica. Cada uno tiene su propio cojín para que cuando quiera tumbarse, relajarse o dormir una pequeña siesta, pueda hacerlo con su cojín).

Después hablamos de Carlota. Vio que la peque puede estar perfectamente con mayores sin reclamar constantemente la atención. Aunque eso sí, siempre debe estar acompañada. Eso de estar sola no le gusta. Hablamos sobre la clase donde estaría y me dijo que en esa misma clase hay otros 6 niños más, 5 de los cuales ya caminan y uno está como Carlota. Gatea y cogido de las manos anda, pero solo no. Así que no se sentirá tan sola si después de navidad sigue sin caminar ella solita. Después me preguntó por su cumpleaños y cuando le dije: 30 de junio, ella me respondió: La más pequeña de su clase!

Por lo visto la edad de Carlota está dividida en dos grupos. El primero de enero a junio y el segundo de julio a diciembre. Como ella es del último día de junio no hay nadie más pequeño. :) La pequeñita de su clase y seguro que una terremoto de cuidado.

Después hablamos en general de los horarios tanto del papi y del mío y de que la abuela será la que la traiga y la recoja. Me hablaron de las tarjetas. Algo súper importante. 
Los padres tendremos una tarjeta que debemos enseñar cada vez que vayamos con la peque. Como este año sobre todo lo hará la abuela  y en menor medida el abuelo, nos han dicho que para ellos también harán tarjetas, pues saben lo importante que son algunos familiares en el día a día. Si un día alguien sin tarjeta va a buscarla, debemos avisar y dar su número de dni para que dejen que la recoja. Sé que parece que es lo normal, pero igualmente se agradece ver que se toman todas esas molestias. 


Hasta aquí todo lo que acontece a los más pequeños. Pero queréis saber también por qué elegí este colegio? pues porque su proyecto educativo a largo plazo es muy sugerente: MOPI y HORITZO 2020

Os pido que entréis en los dos proyectos, pues la verdad es que me parecen un gran cambio de mentalidad en el colegio. Fuera aulas donde los niños son loros y hola a aulas donde el niño se sienta parte integral del grupo, donde se le escucha y se le tiene en cuenta.

Espero que sea una nueva etapa enriquecedora donde Carlota pueda encontrar amigos y un lugar donde pueda expresarse, crecer como persona y donde nosotros podamos interactuar y estar siempre a su lado. 

1 comentario:

  1. Precisamente mis cuñados están ahora en esta fase de buscar guarderia para su peque, de 10 meses (la quieren apuntar en febrero, que hará el añito). Los dos trabajan y los horarios de ambos son incompatibles para cuidarla, asi que no les ha quedado más remedio. Ya han visitado un par y de momento no lo tienen claro. Me alegro de que vosotros hayáis encontrado una que sea de vuestro agrado, estoy segura de que la peque se lo pasará muy bien, os irá bien a vosotros y a tu madre.
    Besos !

    ResponderEliminar