lunes, 18 de enero de 2016

BRONQUITIS EN BEBÉ 18 MESES. NUESTRA EXPERIENCIA

Pues sí. Este fin de semana nos hemos quedado encerrados. La peque tenía bronquitis y aunque ya lleva varios días de medicación y tratamiento pensamos que lo mejor era quedarse en casa, para recuperarse, no coger frío innecesariamente y poder estar lista para la semana.

Llevamos una semana, 7 días, de medicamentos, tos, mocos, algún que otro vómito de mocos,... La verdad es que empezó como un resfriado más y su padre y yo decidimos hacer lo de siempre. Reposo, lavados de nariz con agua de mar, aspiraciones solo en caso necesario y mucho amor y comprensión. El problema es que la peque no terminaba de curarse y empezó a toser. ¿Toser? Nunca había tosido de esa manera. Ahí empezamos a preocuparnos, pero al verla tan activa y dicharachera como siempre, no le dimos mucha importancia. Su padre había estado con tos, su abuela estaba con tos. Tendríamos que estar más atentos, cuidarnos más pero sería un simple catarro.

El lunes pasado empezaba la guardería. Todos estábamos contentos y ansiosos porque llegara el día: ¿Cómo lo llevará? ¿Echará de menos? ¿Se adaptará rápidamente?
El papi la llevó a que le pusieran la vacuna de los 18 meses. Pero allí le tomaron la temperatura (algo que ya había hecho el papi y había comentado) y vieron que estaba a 37.5. No la vacunaban. No podían, porque las vacunas, algunas veces, como sabéis, produce fiebre y si ella ya tiene décimas, no se sabe si es por la vacuna o es por el catarro. Así que para casa, pero con la recomendación de pasar a ver a la pediatra de la pequeñaja para que le hicieran un chequeo rápido. 

Problema: La pediatra de la niña tiene la consulta cerrada durante la mañana del lunes. 
Tampoco tenía mucha fiebre y ella se comportaba igual que siempre. Así que pensamos que lo mejor era que se quedara en casa ese día hasta que por la tarde yo la pudiese llevar a la pediatra (llamé al colegio y avisé. Primer día fallido). Por suerte, los abuelos salvadores estaban ahí para poderse quedar con ella y cuidarla hasta que mami regresara del trabajo. Cuando llegué, la peque estaba loca por su teti, casi no había comido en todo el día así que para ella la teti fue su salvación. Después de un rato, me miró, tosió y vomitó todo lo que había mamado. Y con ello mucho moco. 
Después nos fuimos a ver a la pediatra. Que la miró, la auscultó y dijo: Tiene bronquitis.

El abuelo y yo nos miramos. Aixxx, mi peque tenía bronqitis. ¿Y ahora qué? 
Pues lo primero es los medicamentos, después el reposo y por último la tranquilidad. (El martes llamé al cole, primera semana de guardería sin pisarla. No empezamos con buen pie).

Fuimos a comprar el inhalador. Algo que a nadie le gusta, pero a los más pequeños menos. Y Carlota no iba a ser diferente. Después de dejarnos la pasta en la mascarilla y el tubo, fuimos a casa y a descansar.
Aún estando malita es muy aplicada con sus libros.
Como mami, será una gran lectora
La bronquitis, como muchos sabéis es una enfermedad infecciosa, que se da en los lactantes y niños pequeños y afecta al tracto respiratorio, sobre todo a los bronquios (de ahí su nombre).
Normalmente esta infección al ser bastante contagiosa se pasa de unos a otros y el pequeño puede cogerlo de otra persona que esté con la enfermedad: en la guardería con otro niño, hermanos mayores u otros miembros de la familia o personas cercanas que hayan estado en contacto que tengan lo que pensamos que es un simple catarro.
Es bastante infeccioso, pues solo tiene que estornudar o toser la persona infectada (con lo cual los gérmenes se posan en cualquier lado) para que luego el niño entre en contacto vía aérea, o contacto directo (manos, boca,...). Es entonces cuando la exposición es máxima y por eso es importante que cuando una persona adulta esté enferma y tenga que quedarse con un pequeñajo como Carlota se ponga una mascarilla y utilice gel antiséptico que venden en cualquier supermercado. Parece exagerado?? Puede que lo sea, pero así nos evitaríamos estas cosas.

Los síntomas son fáciles de ver, pero no de diagnosticar si no estamos atentos. Lo primero es que empiezan como si fuera un simple catarro, donde la fiebre, los mocos en la nariz hacen acto de presencia.
Por ejemplo, la peque sí tenía mocos en la nariz (qué niño con el frío que hace no tiene esos mocos) pero lo encontraba normal, además eran y son blancos y la fiebre no había hecho acto de presencia. Pocos días después, como he dicho antes empezó con la tos. Era un tos normal, no fuerte, ni tampoco seguida. Y es que lo que no sabía era que podría tener un pequeño pitido (sibilancia) al respirar. El día que fuimos a la pediatra porque la fiebre sí apareció, es cuando me habló de ella  y pude escucharlo. Por suerte, según ella, no era grave, habíamos llegado a tiempo y por supuesto, con el tratamiento adecuado puede remitir. Eso sí, debemos estar atentos a cualquier síntoma posterior.

Nuestro tratamiento a seguir según la pediatra fue:

7 días de:
- Apiretal: 1,2 de apiretal cada 8 horas durante los 3 primeros días, siempre y cuando la fiebre no suba a más de 38,5º
- Ventolín: medicamento vía aérea, administrado con mascarilla. Este medicamento durante 7 días cada 8 horas.
- Aumentine: Solo en caso de que la fiebre subiera a más de 38,5º. Durante 7 días cada 8 horas.
La dichosa cámara con el inhalador.

Lo bueno es que Carlota solo tuvo 37.5º (no 87 como dijo su abuelo). Así que con el apiretal y el ventolín hemos estado batallando esta semana. El apiretal no nos da problema. Le das la dosis y aunque pone mala cara no hay que luchar. En cambio con el inhalador ha sido diferente. Los primeros días fue casi una lucha donde la pequeñaja lloraba a moco tendido porque no quería que le pusiéramos la mascarilla y es que el problema radicaba en el momento de dejarla puesta durante unos segundos.

Ella jugar con ella cogerla y ponérsela en la cara, no había problema. A ella le fastidiaba el apretar el inhalador y tenerla puesta 30 largos segundos. Porque en esto la pediatra fue específica: la niña debe estar sentada, ponerle la mascarilla, apretar el inhalador y contar 30 segundos. Parece una tontería, pero explicárselo a un enano de 18 meses que no atiende a razones, porque no quiere que eso le toque la cara.
Yo intenté calmarla, cantarle, contar para que viera que el tiempo pasara, pero nada de eso la calmaba.
Poco a poco los días fueron pasando y creo que la peque se hizo a la idea de que eso se tiene que poner en la cara. Eso y que los abuelos hacían que tocaban las trompeta cada vez que se la ponían, hizo que dejara que se lo pusiéramos.

IMPORTANTE: El medicamento se debe administrar siempre: sentado, no tumbado. Contar hasta 30, si es menos de 20 volver a empezar, si llegas a 25 se puede dar por válido. Y después de cada toma es importante que beba algún líquido, sea agua, la leche de mami o del bibi, pero que entre en contacto con su boca, para que no aparezcan posibles hongos. Gracias MARUJIS por ese consejo que no sabía y que nos ha ido de perlas :)

Los primeros días, por los mocos, por la pesadez, o por lo que fuera, decidió que no quería comer. No quería su yogurt matutino. No quería su verdura, ni tampoco su fruta. Se pasaba el día con agua y una cucharada de cada cosa. Así que cuando yo llegaba no quería separarse de la teti. Eso pasó los tres primeros días, en los que tenía fiebre y se le notaba más cargada de mocos. Poco a poco volvió a comer bien. Parece que todo iba surtiendo efecto. Y es que cuando ves que un niño está igual  de juguetón que siempre y come bien, no tienes mucho de lo que preocuparte. Pero eso no quitó que yo, igual que sus abuelos y por supuesto su padre, estuviéramos atentos a cualquier posible nuevo síntoma.

Lo único la tos. Parece que aunque poco a poco los síntomas van remitiendo, la tos puede persistir un tiempo más y es que cada vez que tose se le oye el moco como sube. Le llega a la boca, pero como no sabe echarlo se lo traga. Así que cuando tose mucho y veo que va a vomitar, la ayudo, poniéndola en una posición cómoda para ella y le digo que no se preocupe, que si lo necesita que lo eche, (como dice mi marido: Mejor fuera que dentro). Pero no ha vomitado tanto como pensaba y se los ha ido tragando. Así que los ha ido soltando de otra manera y aquí dejaré de contar porque no me quiero poner muy escatológica ;)

Estos días de descanso no solo le han ido bien a la peque, si no a nosotros. El frío que ha llegado a Barcelona se ha hecho notar estos dos días y ha sido un buen plan el quedarnos en casa. Pelis (o series), manta, sofá, cama, juegos, descanso, ... es lo que más nos ha apetecido a los tres.

Hoy sí. Hoy es el primer día de guardería de la peque y estoy ansiosa, nerviosa y expectante. Quiero que se lo pase bien. Ya casi no tiene mocos, ni tos. Está muy activa y es el último día de tratamiento con el inhalador y por suerte, su padre y sus abuelos se lo podrán poner a las horas que ya no está en la guardería.
El viernes toca visita con la pediatra y espero que nos diga que todo va viento en popa. Igualmente, no bajamos la guardía, pues es importante estar atentos porque la bronquitis es una enfermedad traicionera que deja que te relajes para aparecer más fuerte y más persistente.

16 comentarios:

  1. Ay pobreta míaaaaaaa, este año la bronquitis viene tremenada... Aquí los peques ya la han pasado y yo llevo desde el 4 con ella y no se va... Y ahora la peque parece que recae de nuevo...

    Besitos y que no vuelva a caer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Es que es la primera vez que coge algo así. Y no nos damos cuenta de que si no tenemos cuidado con un resfriado que nosotros tengamos ellos pueden derivar a algo peor.
      Jo! Espero que te recuperes. Y con la peque, a cuidarla a tope, que no recaiga!!!! :) :) :)

      Muchos ánimos!!!! ya me irás contando
      MUAS!

      Eliminar
  2. Pobrecita, espero que ya esté mejor. Precisamente hoy UNMF se ha levantado con mocos y tosiendo, ha ido al cole pero para mañana ya tengo número para el médico, a ver que tal echa la tarde.

    Besossssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a vigilarlo por si acaso. Que la bronquitis es una kk!!!! menos mal que nuestros peques están hechos unos toros!! Ya me contarás cómo evoluciona.
      Por cierto, qué tal la vuelta al cole después de las vacaciones???

      MUAS!

      Eliminar
  3. Ya pasó y lo ha superado como una campeona.
    Ya nos contarás qué tal el primer día de guarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siiii!!! la verdad es que no nos podemos quejar. Se ha portado estupendamente y es que esta niña es fenomenal, aunque está mal que yo lo diga, por lo de amor de madre :)
      Ya os contaré :)
      MUAS

      Eliminar
  4. Me alegro que esté ya recuperada. Menudo susto con la bronquitis, estos cambios bruscos de tiempo no han de ser buenos, mejor haber estado en casita reponsando pq hace mucho frío. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí. Da algo de miedo, más que nada porque nunca la había tenido, ni nada parecido y es que cuando ves que se ponen malitos da mucha pena.
      La verdad es que sí. Hemos podido descansar algo. Aunque a mi me ha tenido esclavizada con querer teta todo el día que ni al baño podía ir sin que se pusiera a llorar. Pero bueno, hemos podido disfrutar de unos días en familia.
      Muas!

      Eliminar
  5. Pues yo ceo que habéis hecho muy bien enquedaros el finde en casa, porque pasar frío innecesariamente, mejor asi que quede bien recuperada, Cuando he leído lo de la apiretal me he acordado que los mios nunca la querían y casi siempre usaba dalsy. Me alegro de que ya este bien la peque!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente por eso. Para qué pasar frío?? jejeje, con lo a gusto que se está en casita y en pijama :) :)
      Yo tengo suerte con el apiretal. El Dalsy ni lo tenemos en casa, por ahora. Parece que no le desagrada el sabor.
      MUAS!

      Eliminar
  6. Buf! Aquí la palabra bronquitis es el top one en la sala de espera de pediatría. Vivo en uno de esos lugares que aparece casi siempre entre las ciudades más frías de la península y donde el viento norte corre que da gusto, así que tarde o temprano pillas algo fijo. Afortunadamente no soy propensa a pillar catarros pero como trabajo de cara al público me convierto en un foco de incubación de todo tipo de miasmas. Tendré que tener mucho cuidado porque sé que al peque le puede afectar mucho...!y no veas a mi pareja! El último virus estomacal se saldó con visita a urgencias para rehidratación intravenosa.

    Cuida mucho de Carlota. Ya verás como te dice el pediatra que está hecha un roble

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aixxx, si es que el tiempo de locos y vivir en un sitio don el viento corre que da gusto... Nosotros tenemos suerte, vivimos en un sitio que aunque hace frío y sobre todo humedad, no nos podemos quejar, porque llego a vivir en el pueblo, como algunos miembros de mi familia, allá en Galicia o León, con el frío que casca y con las nevadas que han caído y no sé yo.
      Yo tengo la misma suerte que tu, no soy propensa a pillar nada. Antes lo pilla mi marido tres veces y peor que yo. Pero es que tenemos que tener mucho cuidado ahora con lo que cogemos y sobre todo con que no lo coja la peque. Ya está bastante expuesta en la guardería y en el parque, con los demás niños, para sumarle también lo nuestro.

      Eso espero. La verdad es que tengo ganas de que llegue el viernes. Su tos ha bajado mucho y los mocos también. solo que por la noche, cuando se relaja, de pronto, ataque de tos. No muy fuerte, no duradero, pero ahí sigue y yo por si acaso a su lado... Imagínate que el lunes cuando nos fuimos a la cama, empezó con la tos y terminó vomitando por toda ella. Así que a las 12 de la noche tuve que cambiarme, cambiarla y cambiar las sábanas!!! :( Lo bueno es que sacó todos los mocos del estómago.
      Muas!

      Eliminar
  7. Vaya... Qué tal estáis? Con lo mal que se pasa cuando están malditos. Nos cambiaríamos por ellos mil veces. Pobres

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre lo pienso. Prefiero que me venga a mi, y más fuerte, que verla a ella malita. Pero no sé, esta niña está hecha un roble. Porque ha estado con bronquitis, pero su fiebre no subió de 37.5. Se portó genial, siguió jugando, gritando, balbuceando, gateando,... como siempre, si no fuera por los mocos y la dichosa tos, te digo que no sabrías que estaba enferma ;)
      MUAS!

      Eliminar
  8. Jope pobrecilla.Espero que ya este mejor. Yo ya he dicho que quien este malo, que mejor se quede en casa antes de ver a la niña. Asi intentamos evitar que se ponga mala, pero claro no todo el mundo lo entiende... un besito guapa y animo! Es tiempo de viruses!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guapi!! que tal va la peque?? Pues sí, la pobrecita aún arrastra algo de tos y mañana vamos a la pediatra, espero que me diga que todo va bien.
      Si te soy sincera, como la gente se pasa por el forro lo que una madre primeriza diga, porque se creen que somos unas tremendistas, yo si fuera tu compraría mascarillas de médico que venden en cualquier farmacia y gel hidroalcohólico, y lo tendría en la puerta, así si alguno viene y ves que lo necesita, le diceS: quiero que te pongas la mascarilla. Lo del gel, es bueno que se lo pongan todos al entrar si quieren cogerla, porque a saber qué han tocado nuestras manos.
      Los primeros días, semanas, meses de nuestros bebés son importantes y que cojan algo como una bronquiolitis (en el caso de tu bebé) es muy malo. Toda precaución es poca. Yo prefiero que me tilden de loca, que luego la peque esté enferma. Yo a mi madre ya le he comprado el gel para cuando se quede con la peque, porque parece que tiene un constipado perpetuo y esta vez, la peque ha cogido la bronquitis por ella y por mi marido.
      MUAS!

      Eliminar