lunes, 25 de enero de 2016

VISITA A LA PEDIATRA. CASI 19 MESES

¡Hola gente! ¿Qué tal el fin de semana? ¿Corto? el mío mucho, pero eso no quita que desde el viernes al salir de mi cueva (mi trabajo es casi una cueva) no hiciera mil recados. 

El primero y más importante fue llevar a la peque a su visita mensual a la pediatra. Ya son casi 19 meses y es que si te paras a pensarlo, da hasta miedo lo rápido que ha pasado el tiempo.

Esta vez había algo diferente y es que Carlota y yo teníamos la compañía del papi que tenía fiesta :) Así que no fue tan duro y pudimos turnarnos para hablar con la pediatra.

En cuanto a la bronquitis.... Ese nubarrón ha pasado. Obviamente no bajamos la guardia. Dice que sus bronquios están limpios, pero que sí que tiene algo de mocos en el pecho, pero nada importante. Debemos seguir con el bálsamo respiratorio, pranarom, que es mano de santo (un día os hablaré de él) y también con el agua de mar para esos moquitos rebeldes que siguen pegados en la nariz. Por lo demás vida completamente normal.

Ha vuelto a subir de peso. Y vuelve a estar en 10 kilos. Puede que en las tablas de percentiles esté algo baja, pero la niña está sana, come como una lima y se mueve más que si estuviera bailando la lambada todo el día. En serio no para. 

Pero como nosotros siempre somos muy preguntones, quise hablar con ella sobre un tema en la alimentación de la peque. Y es que desde bien pequeña no quiso comer la papilla de cereales y me frustré de tal manera que lo dejamos por imposible. Pero de un tiempo a esta parte, ella aunque aguanta sin comer y no pide, o sea que no tiene hambre, pasa muchas horas entre comida y comida, sobre todo por la mañana. Así que le pregunté en intentar volver a darle la papilla de cereales, pero esta vez, si podía ser con agua y no con leche materna, ni leche en polvo. Ya que había sido todo un fracaso la primera vez.

La pediatra pronto nos dijo que nos olvidaramos del tema. No de darle cereales, que debe ser una parte importante en la dieta de la peque y debe intentar comer cada día, si no mas bien en darle papilla. Los cereales los tenemos de mil maneras distintas y ella nos aconsejó que le diéramos mini bocadillos. El pan de siempre con tomate y una loncha de queso o de jamón de pavo es la mejor opción.

Esta vez hemos comprado el pan, pero he pensado que ahora que tengo mi preciosa amasadora, no hay quien me pare y podría preparar pan. Ya que había pensado en hacer pan integral y de cereales varios para mi, podría preparar para las dos. Aunque la pediatra dijo que le dieramos pan normal. 

Espero que hoy, que es su primer día, la novedad de ver el pan con algo más que con el tomate le guste y lo pruebe. :) Ya os iré contando.

Por lo demás sigue genial. Dice que de altura está en 80 cm, no ha crecido nada. Pero es que en esta época  ya no crecen tan rápido. Según nos dijo, solo un par de veces al año pegan el estirón y listo.

También hicimos la prueba de caminar. Ella quería ver cómo iba aquello que vio de su pierna derecha. Dice que sigue haciéndolo, pero en menor medida. No le dio la mayor importancia, ya que seguramente, el día que se suelte y camine sola se le corregirá. Además hay que decir que estaba algo nerviosa porque ella cuando caminaba quería ir hacia la puerta de la consulta, y seguramente escapar corriendo. Pero lo dicho, ni la mayor importancia, algo que me dejó algo más aliviada con el tema, pues este mes estuve pensando en si podría tener algún problema, como tuve yo, en las rodillas, y por eso no camina. Pero somos bastante diferentes. Ella solo quiere caminar y estar de pie (lo que pienso es que le da miedo caerse) y yo en cambio ni lo intentaba. 
En fin, nos dijo que tuviéramos paciencia y que ya caminaria llegado el momento, pero que ella no pensaba que le ocurriera nada. Simplemente que Carlota se toma su tiempo. Así que a ver cuando se arranca, ahora sí tengo ganas de verla. Aunque me da pavor el pensar cuando tenga que ir corriendo detrás de ella :)

Una cosa que sí fue diferente fueron sus quejas y sus lloros. Como sabéis, Carlota siempre que vamos a la pediatra llora a mares. Incluso llega a gritar. Esta vez al entrar ya puso su cara de puchero, yo le fui hablando y cantando como hago siempre, sin separarme de ella. Se le cayeron un par de lagrimitas, pero en el momento en que su pediatra le habló y le dijo que no pasaba nada, que no llorara, ella se la quedó mirando y dejó de llorar. Parece que aunque no le guste que le hagan ciertas cosas, no quita que poco a poco se calme con ella y podamos tener visitas más tranquilas y podamos hablar más tranquilamente de todo aquello que nos preocupa.

Al verla tan bien y comprobar que tanto lo de la pierna, como lo de la bronquitis estaba correctamente, nos ha dado fecha para dentro de dos meses. Poco a poco se van espaciando las visitas y ella también podrá estar más tranquila. 

Y hasta aquí la tarde de viernes con Carlota y su visita a la pediatra. 

El finde lo pasamos viendo a los abuelos. El sábado a mis padres, comiendo en una hamburguesería que nos gusta mucho y luego dando un paseo y el domingo con los padres del papi en casa, disfrutando de una paella casera hecha a la leña. Ummm, que rica!! Y si no que se lo pregunten a Carlota que comió de casi de todo

Y es que está para comérsela!! :) Y no
es amor de madre

4 comentarios:

  1. Me alegro que este bien de la bronquitis y la pierna de que haya aumentado de peso. Lo de los bocadillitos está muy bien, a esa edad. Los mios les rechiflaban los cereales y los tomaron hasta bien mayorcitos. Ya me dirás si como va la amasadora yo estoy pensando en una también. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!! estoy muy contenta. Igualmente los mocos siguen ahí, pero han subido hasta la nariz y con el agua de mar y el aspirador espero que acabemos con ellos.
      El primer bocadillito no se lo acabó, pero se comió más de la mitad así que estoy muy contenta, parece que le gustan :)
      La amasadora va de fábula, no sé si has visto las fotos que he colgado de mis últimos postres, pero es que están deliciosos y adoro la amasadora. Además he hecho masa de pizza, que pronto traeré la receta al blog y es que es perfecta para este tipo de cosas, de ahí que me quiera aventurar a hacer pan para mi de cereales y semillas.
      MUAS!

      Eliminar
  2. Me alegro que vaya mejorando, el agua de mar es mano de santo. Mi peque también está con unos mocos que no veas, y con agua de mar y cuando es muy preciso el aspirador.

    Que bien la amasadora, yo todo a mano, pero pronto me compro una fijo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí. Pero vuelve a estar con el resfriado porque la abuela está siempre con el moquillo y parece que se lo pegan la una a la otra.

      A mano!!!eso sí es tener fuerza!! jejejeje. La amasadora me encanta! Y sobre todo porque puedo hacer todo aquello que me proponga :)

      Eliminar