lunes, 25 de abril de 2016

CARTA A MI HIJA: #STOPNIÑOFOBIA

Querida hija...

Hoy vengo a hablarte sobre un tema que me tiene enfadada con el mundo. Y es que parece que algunos adultos se olvidan de que alguna vez fueron niños como tu.

Hoy vengo a hablarte de la niñofobia y es que parece que en esta sociedad en la que te ha tocado vivir los niños no tienen cabida. Siento ser así, directa y al grano, de no endulzártelo, pero prefiero que estés prevenida.

Cuando yo era pequeña, los niños empezábamos a ser menores que los adultos, pero todavía había un boom en la natalidad gracias a los años de bonanza. Así que quien más o quien menos tenía como mínimo un hermano. Ya sabes que tu madre es hija única, pero porque su hermanito está en el cielo de los no nacidos, cuidándonos a todos.

En aquella época los niños éramos bienvenidos en todos los sitios y hacíamos ruido, corríamos y nos divertíamos igual que lo haceis vosotros ahora. Pero ahora no está bien visto. Ahora molestais allá a donde vais. He visto como nos miran y resoplan cuando entramos en ciertos lugares, pensando que vas a molestar, simplemente por verte pequeña, por pensar que al ser un niño no sabrás comportarte como una persona. ¿Y sabes lo peor? Que ellos son los que no saben comportarse. Sí, es verdad, los niños hacéis ruido y ¿quién no? Si estás en un local lleno de gente, tiendes a hablar cada vez más alto para que se te oiga y al final, esos adultos que quieren paz y tranquilidad, son los primeros que chillan y molestan.

Ahora surgen bares y cafeterias kidfriendly, monísimas de la muerte y con todas las comodidades, no solo para los niños, si no también para vuestros progenitores, pero aunque los sitios son chulos y me encanta llevarte, están pensados así, porque en otros sitios no os quieren. Os detestan y os vetan la entrada. ¿Sabes cómo se le llama a eso? Discriminación. Simple y llanamente. Y si lo hablas con alguna persona que le encanta ir a sitios sin niños, te dirá que ella es tolerante, pero que en el momento de su comida, su cena o su copa con amig@s, no quiere a niños alrededor porque molestarán. ¿Acaso te conocen a ti o a otros niños para decir eso? Te dirá que eso no es discriminación, simplemente comodidad, pero eso no es así. Es discriminación, pura y dura. Digan lo que digan. ¿Tenemos que dar las gracias porque aparezcan sitios kidfriendly? Yo solo las daría si apareciesen porque les apetece, porque les gustan tanto los niños que ya piensan solo en ellos, no doy las gracias, porque tú eres un ser humano, como yo o como cualquiera que va a estos restaurantes y no tienes porque tener la entrada vetada. Y para que veas como son las cosas, en estos sitios kidfriendly nunca se le vetaría la entrada a una pareja sin hijos o a un grupo de amigos, o simplemente a alguien que quiere estar tranquilo tomando un café, porque sí, porque puedes estar rodeado de niños y estar solo y tranquilo con tus pensamientos.
A veces pienso que esta gente les gustaría que existieran guettos. Donde los padres y sus hijos estuvieran metidos y no salieran bajo ningún concepto, porque así su vida sería más tranquila. Puede que lo fuese, pero también sería una vida mucho más aburrida, mucho más gris y sobre todo, mucho peor.
Pues a esos sitios les digo... ¿no queréis que mi hija pise vuestro establecimiento? Pues no te preocupes, no iremos. Y dejaré clara mi postura y se lo diré a todas las familias para que sepan donde no ir con sus hijos, porque no "toleran" a los niños. Y lo peor es que lo mismo pasa no solo en bares o restaurantes, si no también en hoteles, trenes, aviones,... Somos una sociedad que presumimos de ser avanzada, pero a mi me da la sensación que somos como los cangrejos, vamos hacia atrás en la evolución.

Antes de que tú nacieras, siendo sincera, no me había fijado en todo esto. Simplemente, porque a mi los niños nunca me han molestado. A lo mejor sí me han molestado unos padres pasotas o unos padres ausentes en un momento dado en algún sitio, pero al niño... al niño nunca lo culpé por tener un momento de rabieta, un momento de frustración o simplemente un momento en el que necesitaba que le hicieran caso, porque sí, porque muchas veces lo que queréis es que vuestros padres, abuelos o quien os acompañe os haga caso.

Desde que naciste, me convertí en una mamá leona que no soporta ni deja que a mi bebé precioso le hagan daño. Tanto físico como psicológico. Así que aquí estoy, dejándote estas líneas, para que sepas en qué sociedad vives. Una sociedad donde está bien visto que un niño esté pegado a un móvil o a una consola y no jugando, corriendo o simplemente pasándolo bien con otros niños o sus padres. Una sociedad que no tolera las rabietas, porque no las entienden. No entienden que todavía eres pequeña para saber controlarlas, para gestionar esos momentos de frustración. Una sociedad que corre, que se estresa, que está pegada a su último modelo de smartphone y que está demasiado ensimismada mirándose el ombligo para ver todo lo que le rodea. Lo bonito y precioso que está todo en esta época del año. Lo bonito y precioso que es ir con un niño pequeño que está en la época de descubrirlo todo.


Nuestra respuesta a todos esos sitios y personas
que no nos quieren. ¡Vosotros os lo perdeis!

4 comentarios:

  1. Bien dicho! Nosotros fuimos el otro día a un restaurante y la niña empezo a gimotear. La verdad es que me puse super nerviosa por que no queria miradas inquisitorias... la cogi y se puso a "comer" con nosotros. Al final no lloró... pero notaba miradas fulminantes a mi alrededor como diciendo "como griteeee..." la verdad es que nunca se habia quejado. Pero parece que quiere curiosearlo todo cada vez más.
    No conocia los kidfrienly pero... me parece asqueroso que tengamos que recurrir a ellos para pasar una comida agradable "sin molestar" a otras personas... un beso!

    ResponderEliminar
  2. A mí me parece fatal que haya sitios donde no está permitido ir con niños, como si fueran un ser inferior o algo... Esto mismo lo hicieran con otro tipo de personas (mujeres, gente de otra raza, color o etnia.. Y SERÍA ILEGAL. Yo entiendo que a algunas personas les moleste los llantos y gritos de los niños (es lógico, a mí a veces me molesta también porque hay niños que sacan de quicio...) pero de ahí a prohibirles la entrada... No lo veo normal, la verdad!

    ResponderEliminar
  3. Yo me he encontrado hasta hotelitos pequeños donde no dejan llevar a niños menores de 12 años, no entiendo porqué esa discriminación,será porque son niños y molestan al resto de clientes? Una pena tanta niñofobia que veo actualmente. Besitos!

    ResponderEliminar
  4. Deberia ser ilegal ir sin niños. Son el futuro y sinceramente quien se queje no ha tenido. Si bien es cierto que yo misma hay lugares a los que no voy porque se que ellos no estarán cómodos pero no por los demás sino por ellos. He llegado a saber de celebraciones como bodas en las que no se aceptaban niños. Un saludo

    ResponderEliminar