jueves, 14 de abril de 2016

LIBROS QUE TENGO PREPARADOS PARA LA PEQUE

Hoy hago un alto en el camino, en mi nueva andadura del blog, para unirme a una iniciativa que me encanta, propuesta por Madresfera y su Carnaval de posts #madresferabooks.

Nos piden que participemos hablando del libro que nos gustó en nuestra infancia. Aquel que tenemos preparado para leer con nuestros peques o aquel que ya hemos leído infinidad de veces con ellos.

Para mi es difícil elegir solo uno. Principalmente, porque soy una lectora compulsiva que siempre tiene un libro en la mano y espero que algún día la peque siga con esta tradición lectora. Todo esto me viene de pequeña. En verano, mis padres, me enviaban al pueblo con mis abuelos o me quedaba con ellos en su negocio. Tenían un restaurante y la verdad es que para una niña pequeña era algo aburrido, así que me las ingeniaba para poder jugar y divertirme yo sola. Y una de las cosas que más me gustaba era vivir maravillosas aventuras o soñar que era un personaje de algún libro que leía. Así que cuando tenía tiempo libre, le pedía a mis padres algo de dinero y me iba a la papelería que teníamos al lado a buscar algún libro que me llamase la atención.

Por supuesto, en el pueblo, también leía mucho. Sobre todo en voz alta, para que mi abuelo me oyera y viviera aquella aventura conmigo.
El libro que más recuerdo en mi infancia lectora es:

MATILDA, de Roald Dahl

En el libro nos cuentan la historia de esta niña, que nace en el seno de una familia de maleantes, porque su padre es un estafador. Su madre no hace nada en todo el día mas que quejarse de su hija y su hermano sigue los pasos de sus padres. 
Matilda es una niña superdotada, que desde pequeña se tiene que sacar las castañas del fuego y es que sus padres no quieren que vaya al cole, porque creen que es innecesario llevarla (también es que pasan bastante de ella y se creen que no sabe nada ni se fija en nada). Pero por suerte terminan apuntándola a un cole cerca de su casa. El cole parece una cárcel y la directora es como un monstruo. Pero por suerte Matilda conocerá niños buenos y que serán sus amigos y una profesora que será todo amor para ella y que le enseñará grandes cosas. 
Le encanta leer y vivir aventuras, como me gustaba a mi, y tiene un poder especial, poder que le ayuda en algunos momentos para hacer el bien.


Este libro, siempre tendrá un lugar especial en mi corazón. Lo leí en el cole y gracias a ello supe que me encantaba todo este mundo de los libros y leí cada vez más. Un libro que aún tengo, guardado en la estantería para que algún día, cuando Carlota ya lea, se lo pueda regalar y que se lo pase bien con su nueva amiga Matilda.

Pero como digo, solo una lectora compulsiva, así que he pensado en traer otros títulos que también me encantaron en su día y que son perfectos para leer con mi enana:




Un duende a rayas de María Puncel es un libro que me gustó de pequeña. En él la historia de este duende nos enseña que no tenemos que ser de un solo color, si no que podemos ser de varios, viendo la vida de otra manera. Un libro con una bonita moraleja.
El Patito Feo de Hans Christian Andersen. ¿Quién no sabe la historia de este pobre patito? Todo el mundo se reía de él, porque era diferente.
Durante una temporada se reían de mi, por la misma razón, por ser diferente, por haber crecido demasiado, porque los pechos eran más grandes que los de las otras niñas, porque simplemente los niños a veces pueden ser crueles. 
Me sentí muy identificada con el patito feo, así que es un libro que siempre ha tenido un lugar en mis pensamientos. Me gusta el libro, porque enseña que no solo no tienes que dejarte avasallar por los demás, pues lo diferente, por ser diferente, no es malo, si no que simplemente ellos no lo entienden.
Y también enseña, que no se debe ser cruel con otra persona, porque no sea igual que tu.



La Cigarra y la Hormiga. La Cigarra se pasaba el día sin hacer nada, solo tocando su guitarra, cantando y tomando el sol. Se reía de la hormiga, que se pasaba todo el verano trabajando de sol a sol, sin descanso, recolectando comida y le decía que aquello era una tontería y que disfrutara como hacía ella. La hormiga siguió trabajando y cuando llegó el invierno, la Cigarra no tenía nada, se moría de frío y de hambre, mientras que la hormiga estaba calentita con su comida para pasar todo aquel tiempo de frío.
La cigarra le pidió que le ayudara, pero la hormiga no quiso. Le dijo que si en verano había cantado, en invierno que bailara para entrar en calor. Le cerró la puerta y se quedó tan tranquila. La Cigarra aprendió la lección.


También tengo guardado otros libros, pero estos serán para cuando Carlota empiece en su adolescencia. Si le gusta leer, como a su madre, le esperarán libros como:


Sin Noticias de Gurb, de Eduardo Mendoza.
Es un libro que me hicieron leer en el instituto. Un momento de crisis de lectura, por seguir la moda y no hacer nada que no hicieran mis compis tan guays, pero reconozco que al final acabé leyéndome de una sentada este libro, porque es genial. Divertido, ilharante. 
La verdad es que Eduardo Mendoza nunca me defrauda.


 El Gos dels Baskerville (El perro de los Baskerville) de Arthur Conan Doyle fue otro libro que me hicieron leer en el insitituto y que me encantó.

Es el libro que me hizo amar las aventuras de nuestro amigo Sherlock Holmes. Y creo que es una gran lectura para aventurarse en cierto tipo de historias como las de misterio.


Hamlet de William Shakespeare
Cuando lo que pensara la gente empezó a darme igual, en el instituto, decidí que era hora de probar nuevos retos de lectura y me decanté por el teatro, ya que no a todo el mundo le gusta.

El primer libro que leí de este gran autor fue Hamlet. Había visto la película y me había encantado, aún siendo más larga que un día sin pan. Así que, decidí que era el momento. Os diré que me lo leí en un día. Y es que me quedé fascinada con la historia, con el drama y con todo lo que se desarrola.






Mujercitas de Lousia May Alcott
Un clásico y un libro que creo que es fundamental. Me encanta la historia de las hermanas, me encanta lo que vive cada una y su forma de ser. Creo y espero, que si algún día Carlota quiere leer. Este sea uno de sus preferidos.

6 comentarios:

  1. Coincido en agunos pero otros no los he leído!! El de Matilda creo que les podría gustar a mis hijas ¿Para que edad es? El patito Feo y las fábulas de Esopo también me gustaban, asi como Mujercitas y Hamblet y el perro de Baskerville nos lo hicieron leer en inglés y para ser sincera no lo acabe de captar del todo ;-) Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo creo que les gustaría mucho a tus hijas. Yo creo que a partir de los 8 años puede ser. Según he visto pone de 9 a 12, pero yo creo que para antes ya les gusta. :)
      Yo en inglés me leí el cliente de john grisham! ufffff, que mal.
      MUAS

      Eliminar
  2. Un duende a rayas del barco de vapor!!! que recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejejeje. Y es que los tienes en la memoria de lo bonitos que son y lo bien que te los pasaste con ellos. Verdad? A mi me encantó un duende a rallas :)
      Saludos

      Eliminar
  3. Todos los he leído y todos me gustan. "Sin noticias de Gurb" creo que he podido regalarlo ya a ocho o nueve personas. El libro con el que más me he reído con diferencia. Yo, además, lo leí de forma voluntaria, que ayuda mucho. Las lecturas obligadas a menudo echan para atrás a los chicos, pero veo que no fue tu caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin noticias de Gurb fue una lectura obligatoria y como dices, al principio no tenía muchas ganas, pero fue cogerlo y sinceramente me encantó. Te ríes a carcajadas y la forma de explicarlo es tan divertida!!! SEs normal que ya regalaras todos esos! jajajaja y es que además es un libro muy fino que se lee en nada :)

      Eliminar