lunes, 23 de mayo de 2016

VISITA A LA PEDIATRA. CASI 23 MESES

La semana que viene la enana cumple 23 meses. ¡Que rápido pasa el tiempo! y es que no me cansaré de decir nunca.... Espero que se pare un poquito, porque me da la sensación de perderme cosas y es que no quiero perderme nada de nada.

El viernes teníamos hora con la pediatra para una revisión. Y es que hacía casi mes y medio que no íbamos a verla. Y es que es ver una bata blanca y a la peque cambiarle por completo la cara. Se pone seria, frunce el ceño y ya no quiere caminar. Pero igualmente, entró sola en la consulta de nuestra pediatra. 

Y fuimos directamente al lío. Tocaba desnudarla y ver peso y crecimiento. Pues nada, allá que voy a desvestirla. Algo que ya le anuncia que la pediatra se acerca y eso no le gusta ni lo más mínimo. Cuando la ve cerca de ella, se pone a llorar y llorar y llorar. Algo que en la última consulta parecía haber superado. Pero no. Aquel día tenía muchas ganas de llorar.

De pronto, me dice, como ya es mayor y camina sola, la ponemos en la báscula de pie. La coge ella y la pone en la báscula. Craso error. Porque tenía que haberme dejado a mi. Dejado que la calmara, que la consolara un poco y le dijera que no pasaba nada. Pero ella iba al lío, algo que por una vez, no me gustó nada de la pediatra a la que acudimos desde que nació. Al final que pasó??? pues lo que tenía que pasar.

Cuando Carlota empieza a llorar y llora con ganas, desconsoladamente, puede terminar de dos maneras. Una que yo le pueda dar su amada teti y se calme en cuestión de segundos o que como no pueda hacerlo vomite todo lo que tiene en su pequeño estómago. Así que sí. Vomitó y vomitó de todo. Y es que ya les tengo dicho a los abuelos que cuando tiene que ir a la pediatra no le den nada de comer entre horas, porque puede pasar esto. Así fue. Las dos fresas, que mi madre le ofreció y ella se comió tan gustosamente, las vomitó de mala manera.

No la pudimos pesar en la báscula de pie y es que ella no me soltaba mi dedo por nada del mundo mientras gritaba mamá, mamá, mamá,... Se me parte el alma solo de pensarlo. 

Cuando ya no tenía nada en el estómago la pesó en la báscula de siempre, ya solo sollozaba y la pude vestir. 

Come como una lima. Y la pediatra me felicitó, como siempre, por no darle procesados y siempre ofrecerle cosas naturales y es que la peque no come bollería industrial. Si quiere galletas, se las hace mami, si quiere chocolate, le damos del negro y como le encanta la fruta, pues entre horas es lo que más come.

Cuando por fin pude cogerla y sentarme con ella en la consulta, la fui vistiendo mientras hablaba con la pediatra y es que consulté con ella un par (en realidad tres) temas que tenía en la lista.

El primer tema del que hablamos fue el de una irritación que le sale en la parte del pañal y es que se le pone todo muy rojito y cuando la limpias, se queja porque supongo que o le escuece o le molesta.
Pero como hablé con ella, unos días antes estuve observando con detenimiento cuando pasaba, porque no siempre lo tiene así. Y es que creo que, a veces, se tarda demasiado en cambiarle el pañal. Y cuando se le junta pipí y caca, es cuando llega el problema. Por todo ello, corroboré con ella qué podía ser y es que me dijo que eso era un eccema por el pañal y el pipí que, quieras o no, tiene algo de acidez y me dijo que le hiciera limpieza, una vez al día con agua de tomillo, por la noche y la secara bien. Y por supuesto, lo que yo ya había hablado con mi madre, más cambios de pañal y no dejarla tanto tiempo con el pipi colgando.

El segundo tema, venía a colación de este primero. Momento de retirada del pañal. Mucha gente me dice que aproveche ahora, que llega el verano para quitarle el pañal. Pero yo no sé si la peque está ya preparada para quitárselo. Lo que sí sé, es que le encanta su inodoro, que se lleva a todas partes de la casa y quiere que le siente. El problema es que le explico que eso no es una silla para sentarse y pasar el rato, si no que es para hacer pipí y caca. Dos palabras que ha aprendido a decir, pero que pienso que no sabe lo que significan.
La pediatra me dijo que sí, que no esperara más, que empezara con la operación pañal. Que podía empezar haciendo esto:
- Levantarla de la cama, llevar al baño, que vea como hacemos pipí, mientras a ella la sentamos en su inodoro para que lo haga. Después ponerle el pañal limpio y justo después de cada comida, volver a llevarla, quitarle el pañal y sentarla. Así durante un par o tres de días. Cuando eso ya más o menos entienda para que sirve, entonces quitarle el pañal. El primer día llevarla cada 15 minutos al baño. El segundo día cada 30 minutos. El tercer día cada 45 minutos y el cuarto día cada hora. Cuando llegue ese momento, ella debe estar preparada. 
Hablamos también del pañal de la noche. Mi marido y yo pensamos que si le quitamos el pañal durante el día, deberíamos quitárselo de noche. El problema es que sabemos que cuando mama ella hace pipí, así que si quiere mamar, tendría que levantarme y llevarla al baño para que no dejara la cama hecha un cristo.

Estuve atenta a todas sus indicaciones. Y no le dije nada. Pero sinceramente, ¿es este el mejor método? No sé si con la peque quiero hacerlo así. Además de que sí quiero esperar a mis vacaciones, porque el tema pañal lo queremos hacer nosotros y quiero estar presente, si no me dicen lo contrario en la guardería de que quieren empezar allí con ella. Y es que si no, se volverá loca, que si en casa, que si en la tienda de los abuelos, que si en la guardería. Además de que quiero investigar un poco más sobre el tema. Y ver, si realmente está preparada para ello.

El tercer y último tema del que hablamos fue de la comida. Y es que le estamos dando, cada día, más comida en trozos, pero ella muchas cosas se niega a comer. Se las dejamos en el plato para que experimente, las toca y dice, no, y si puede eso que tiene en la mano no lo devuelve al plato si no que lo tira al suelo. Le damos de nuestra comida, que como siempre es casera, pues mejor que mejor.
En eso me dijo que tuviera paciencia, que le quitara la papilla poco a poco, que la dejara con grumos. A lo que le dije que eso ya lo hacía. Pero creo que el problema en sí no es la verdura, que le gusta casi toda y si no la come, la chuperretea. El sábado le dimos arroz, le encantó y es que alguna vez ha comido y le chifla el arroz. Lo coge con las manos y se pasa media hora chupándose los dedos. Siempre tiene un tenedor en la mano y una cuchara en la mesa, para utilizarlos. Le encanta el tenedor y pincha todo lo que puede. Pero si le das otra cosa que no sea tomate, queso, aguacate, zanahoria, calabaza, patata, o fruta, ya no quiere nada.
El domingo, sabiendo que la pasta también la come y aprovechando que hice tomate frito casero, le hervimos un poquito de pasta rizada para que pinchara con el tenedor. Fue ver la pasta y su rotundo NO aparecer. Y es que no hubo manera de que comiera. El próximo día le intentaré dar otro tipo de pasta. Al final, terminé dándole papilla, porque no quiso nada. Solo un trozo de pan.

Y así fue nuestra visita a la pediatra. En un mes, para su cumpleaños iremos a hacerle otra visita y espero que esta vez, tanto la pediatra como yo, nos acordemos de que tenemos que medir su estatura, pues con la llorera y la vomitera, no nos acordamos.

Como veis la verdura y el arroz no es
problema para ella

5 comentarios:

  1. Pues no me parece la mejor manera de quitar el pañal, la verdad... En este link tienes nuestra experiencia por si te sirve http://dobleaventuras.blogspot.com.es/2015/05/operacion-panal.html
    De todas maneras si ella no os avisa ni de cuando se ha hecho las cosas difícilmente va a avisar antes.
    Poco a poco, que no todos los niños lo hacen a la vez, y cuando están preparados lo mismo da si es verano que invierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por tu recomendación. Recuerdo tu post y que te lo comenté :) Justo hace un año, aixxx, que tiempos aquellos!! :) :)
      La verdad es que no la veo preparada. Ella ve el orinal como si fuera un asiento y no quiero que piense en eso, si no que es para hacer sus necesidades. Pero como bien dices si no nos avisa cuando se lo ha hecho, no creo que avise antes.
      También quiero hablar con las profes de la guardería, porque sé que han empezado el momento "operación pañal" con otros compis de la clase de la enana, a ver qué aconsejan ellas, al fin y al cabo pasa unas cuantas horas con ellas.
      MUAS!

      Eliminar
    2. Siempre me comentas, así que no me extraña jejeje!
      Primero, cuando esté preparada lo sabrás. Y segundo me parece buena idea que hables con las maestras.
      A nosotros nos recomendaban empezar en casa. Otros deciden que lo hagan en la guardería... Cada maestrillo tiene su librillo.

      Eliminar
  2. Yo esperaria a que estuvierais los dos para quitarle el pañal. Si no la pobre entre sus abuelos, la guarde y vosotros lo va a pasar mal. Lo que te indica la pediatra me parece un poco rollo pero bueno... si ves que tu manera no funciona ya tienes otra opción. Lo mejor creo yo es esperar a ver si ella esta preparada. Mucha suerte y felices casi 23 meses!

    ResponderEliminar
  3. Jesus que dificil lo he visto, o no lo he leido bien. Yo se los he quitado a los dos cuando tenian unos 27 meses. Con el mayor fue facilisimo, pero la verdad nos avisaba la caca, siempre decia arggggg argggg y eso era que tenia. Se lo quitamos un dia y a las dos dias genial pero estaba preparadisimo. Tanto que a las dos semanas se lo quitamos por la noche y las dos primeras lo levanté a hacer pipi de madrugada y la tercera me dijo: que me dejes que estoy cansado. Jamás se ha hecho en la cama y se levanta el solito durante la noche, nunca nos llama. Ahora la comida fue otro cantar.... Le quité el pañal y no consentia comer nada pero nada que no fuera triturado. Ese verano de un dia para otro el solo empezó a pedirnos comida nuestra. El peque en cambio siempre comió a trozos.
    Que grandísima Carlota.... 23 meses. Dale 23 besazos

    ResponderEliminar