lunes, 6 de junio de 2016

35 AÑOS Y LOS QUE ME QUEDAN

Pues sí! Ya llegó y ya se marchó y es que es el problema de los cumpleaños, que solo duran un día. Pero... ¡Que día!

Hace 35 años que llegué a este mundo. Hace 35 años que dejé de estar en un sitio seguro y confortable, como es la barriga de mamá, para salir y comerme el mundo. 

Este año, por suerte, el gran día, ha caído en sábado. Así que fue un día para hacer un montón de cosas, entre ellas, celebrarlo con los que más quiero.

Lo primero fue despertarme con un beso y un abrazo de la peque y es que aunque ella no sabía que era mi cumpleaños, porque decírselo, se lo dije, pero que no tiene ni dos años! pues que me hizo especial ilusión. Después mi medio limón, mis padres y ya empezaron con el aluvión de mensajes y es que desde que existen las RRSS quien no te felicite es porque no quiere, porque te avisan todas ellas (este año me he enterado de que twitter te pone globitos en tu timeline cuando es la fecha señalada).

Después de un despertar tan bonito, me pasé media mañana jugando con la peque y viendo los minions. ¡Ah! que no os lo he contado... Su nueva fase con los minions. Los imita, en cuanto a sonidos. Le brillan los ojos siempre que los ve y por la mañana no te dice hola o buenos días, si no que te habla a lo minion. Creo que mi marido y yo ya nos sabemos hasta los diálogos y es que a ella lo que le gusta son las canciones y el principio de la película. Pero te la pide cada día y sus abuelos, en su afán por darle todo aquello que quiere (y es que es normal que es la primera nieta y encima se pasa con ellos la mitad del día) le han comprado un cojín, un muñeco y hasta un paraguas, todo de los Minions. Imaginaos. 
En fin, sigo con el gran día, después mi medio limón y yo nos fuimos a estrenar mi regalo. ¿Ya visteis la foto de la semana pasada en mi miércoles mudo? Pues eso, a aprender a patinar y es que estoy encantada de la vida con mis patines y todas las protecciones. No tanto con no saber y el miedo a caerme. Mi maestro Jedi (mi marido), me estuvo ayudando y es que la confianza debe ser máxima. ¿No creéis? Creo que en cuanto me suelte un poco y me caiga se me quitarán todas las tonterías. Hasta entonces, estaba cagada y según él, más recta que un palo de escoba. 

Por último, nos fuimos a comer con mis padres y la peque a un restaurante, cerca de la playa. Y que si no me seguís en Instagram, os perdistéis unas fotos estupendas de nuestra comida, como esta, o esta, o incluso la de la sorpresa en el postre, que es esta

Felicité a mi madre y es que, después de ser madre, veo y siento que también se merece que se lo digamos a veces. Recordamos como fue el post-parto pues mi madre y mi padre estaban solos. A mi madre le salieron granos por toda la cara y todo el pecho. Y estuvimos en el hospital 3 días. De esos tres días, la poca familia que había en esos momentos en Barcelona, no vino nadie a vernos (dos hermanos de mi padre y ninguno apareció). Y es que aún lo recuerdan, como si fuera ayer. Parece que las visitas en el hospital molestan, pero hay personas a las que les hace ilusión y más cuando tu propia madre está a mil kilómetros y no puedes verla y no puedes abrazarte a ella. 

Como podéis ver, lo pasé fenomenal y fue un día redondo. Terminamos dando un paseo y luego en casa, a descansar, jugar con la peque y tirarme en el sofá para terminar de digerir esa fabulosa comida.

Y qué deciros más? Pues que en estos 35 años creo que empiezo a conocerme un poco. 
Soy una persona con carácter, una buena géminis que se levanta de buen humor y a media mañana se acaba el mundo porque está triste, o enfadada o las dos cosas (así es como me he levantado hoy, así que espero que el día mejore y me ponga de mejor humor).
Me encanta estar rodeada de los que más quiero y es que mi familia, son lo más para mi. Y esta familia que he formado junto a mi marido y mi hija es lo que me hace levantarme cada día y afrontar lo que venga de frente y con la cabeza bien alta.
Creo ser una buena trabajadora y es que alguna vez me han preguntado de que estoy orgullosa en cuanto al trabajo se refiere y una de las cosas es saber que nunca me han echado de ningún sitio, al contrario, en alguno me han pedido que vuelva y, concretamente, en uno, cuando dije que me marchaba me subían el sueldo y qué queréis que os diga. Eso sube la moral. 
En cuanto al trabajo que tengo ahora, ostento el título de ser la única externa que ha durado en este trabajo más de un año y es que antes de que yo llegara, según me han contado las malas lenguas, en año y medio habían pasado 13 chicas. Y ahora me han dado el doble de trabajo, gracias a ser la que ha aguantado. A ver cuanto tiempo....
De pequeña quería ser bailarina, pero la vergüenza a decírselo a mis padres y que estos me dijeran que era una pérdida de tiempo, no se lo dije. Hoy día me arrepiento.
Me gusta cocinar y es que en la cocina me olvido de todo. Estoy entre fogones y dejo la mente en blanco. Creo que es la única vez que lo hago, junto con la escritura. Sí, me encanta escribir, me gusta crear historias, y algún día me encantaría ver alguna publicada, aunque eso lo veo más complicado.
Soy realista. Ni pesimista, ni optimista. Yo veo los dos lados de la vida. Tanto el vaso medio lleno, como medio vacío y es que me gusta ser así, aunque haya gente que diga que no puedes ser así y que siempre te decantes por un lado.
Muchas veces pienso que soy una persona débil y que no puedo con muchas cosas, pero por eso me propongo retos, que suelo ir cumpliendo. Porque me enseñaron de pequeña, que lo que se empieza se acaba y nunca se abandona. De ahí que sea la única que ha aguantado en este puesto, porque las circunstancias de la vida no me dejan y porque yo no abandono (eso sí, los tres primeros meses llegaba cada día llorando a casa).
Mi hija es el amor de mi vida. La adoro y aunque a veces pierdo la paciencia con ella, el mejor momento del día es cuando llego de trabajar y esa pequeña personita, me mira, se le iluminan los ojos y grita mamá. Viniendo a mi para abrazarme (y por supuesto cogerse a la teta!). No me gusta haber empezado con los terribles dos años, pero sé que nosotras lo superaremos con una nota bien alta.
Mi mejor amigo es mi marido. Lo sabe todo de mi y es que para él no tengo secretos. Siempre le he contado todo y me parece una pieza fundamental en una pareja. No guardarse ni pequeños ni grandes secretos. Siempre todo encima de la mesa. Así nunca habrán sorpresas desagradables. 
Hemos pasado por momentos difíciles, pero siempre nos hemos apoyado el uno al otro. La semana que viene, el domingo, hacemos 6 años de casados, con lo que hará 6 años de nuestro primer hola y el principio de algo precioso.

Y hasta aquí un poquito más de mi. Ya veis que me encanta cumplir años y es que me conservo estupendamente. ¿No creeis?

14 comentarios:

  1. Me encanta el post y me encanta que te guste cumplir años!!!
    Muackis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que sí!! La edad es solo un número. La verdad se lleva en el espíritu. Puedes tener 90 años y sentirte como una jovencita o ser una persona joven y no tener ilusión ni empatía, estar todo el día quejándote como un viejito malhumorado.
      Pienso que si cumples años es algo bueno, porque sigues estando aquí. Por eso me gusta y siempre me gustará. También ayuda que me echen 28 y no 35!!!! jajajajaja
      MUAS!

      Eliminar
  2. Felicidades de nuevo y a disfrutar de los patines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!!! pues aún habiendo pasado lo que pasé el sábado, tengo ganas. Muchas ganas de volverlos a coger :)

      Eliminar
  3. Me ha encantado saber como fue ese día tan especial!! Los platos del restaurante ya los vi..Ay que bueno todo!! Y saber más c ositas de ti tqmbién me ha gustado!! Que disfrutes mucho de esa nueva afición que se está gestando, si bailarina no porqué no patinadora? Nunca es tarde si hay ganas!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que estaba todo treméndamente bueno y es que disfrutamos de o lindo. Hasta la peque comió de algunas cosillas.
      Así me conocéis un poco mejor.
      A lo mejor bailarina de quads!!! jajajajaja. Sería divertido. La verdad es que ganas no me faltan. Ahora solo me queda perder el miedo.
      MUAS!

      Eliminar
  4. Felicidades otra vez! Cumplir años de esa manera esss estupendo!! Me alegra mucho que lo pasaras tan bien y didfrutaras tanto!un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapi!!! :) :) La verdad es que lo pasamos genial! Disfruté muchísimo y Carlota también, jejejeje, que tuvimos que encenderle la vela como 4 veces para que soplara!
      MUAS!

      Eliminar
  5. Felicidades!! El mío es dentro de veinte días :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!! El de la peque es el último día del mes. Jejejeje, y es que el mes de junio es muy prolífico :P

      Eliminar
  6. Felicidades! Creo que cumplir años es una cosa muy buena, siempre digo que yo mejoro con los años como el buen vino. La edad nos da una madurez y un equilibrio que con menos años una no tiene. DIsfrutalos. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Claro que sí. Yo la verdad es que me alegro de cumplir años y como bien dices, mejoro con los años y es que las experiencias que ganas con la edad, no te las quita nadie y es que estoy más feliz que cuando tenía 25 y con las cosas mucho más claras.
      Saludos

      Eliminar