lunes, 26 de septiembre de 2016

CRISIS DE LACTANCIA A LOS DOS AÑOS

Y un día, sin más te das cuenta de que tu peque ya tiene dos años. Come de todo y duerme (casi siempre) sus horas. Empiezas a plantearte temas que habías dejado aparcados.

Por ejemplo: Dejar la lactancia. He seguido mi instinto y lo que dicta la OMS. Le he dado a mi peque 6 meses de LME y luego hasta los dos años combinándola con la AC. Podemos dejar el pecho. Pero...¿nos sentimos preparadas? Y sí hablo en plural.

Justo antes de cumplir los dos años, la peque entró en una crisis demandando la atención de mamá, la teti y sobre todo los mimos y cuidados. Era tal su obsesión que los días que estábamos juntas, no podía ni siquiera ir a hacer pipí sin que me siguiera cual perrito faldero. Y es que ya habíamos pasado una fase parecida. Al principio me lo tomé como un pequeño cambio, pensé que como se estaba haciendo más independiente en otros aspectos, demandaba más a mamá, para que yo viera que tampoco era tan independiente.

Entonces llegó el momento tetil. No me planteaba quitarle la teta hasta pasado el verano, pues ella cumple justo antes de las vacaciones. Pensé que era mejor pasar las vacaciones con la teti, aunque ir quitando alguna que otra toma. Problema : mi hija no tiene las tomas predefinidas. Ella mama cuando quiere y lo necesita. Le podía quitar la toma de la noche. Pero me parecía que esa toma era de relax y para domir, quitársela era dar un paso atrás en nuestro ritmo de sueño. Le podía quitar la de levantarse, pero con lo demandante que se encontraba era casi imposible. 
Empecé a agobiarme. También por culpa de algunas personas de mi entorno que me preguntaban cada dos por tres si iba a quitarle la teta y sumado a pasar las vacaciones en familia y que todo el mundo se crea con derecho a opinar. Y es que llega un momento en que una se planta y suelta lo primero que le viene a la cabeza:

- Uixxx. ¿Aún mama? ¿Pero cuanto tiempo tiene?
- Sí. Mama todavía. Tiene dos años y lo que nos queda así.
- Vaya... eres de esas madres...

Esta conversación la tuve este verano. Cuando me dijeron eso de: "eres de esas madres" me dio un subidón, que menos mal que estaba mi madre para decir algo, si no... Ella es una de las que más me apoya en la lactancia con mi hija (sé que ella se arrepiente de no haberme dado más tiempo. Solo un mes. Un día que yo dormí demasiado se asustó tanto que al bajar a la farmacia del barrio le dijeron que menos mal que no me había dado leche, porque se le había cortado. Uno de esos muchos mitos que acabaron con su lactancia). Y es que cuando estoy con ella en su negocio y la niña me pide teti, le doy y si un cliente opina, mi madre los corta rápido diciendo que no hacemos daño a nadie y que todo es beneficio para las dos. La gente suele callarse y yo no tengo que saltar a lo que me digan. Suelo ser una persona que tuerce la cabeza. Soy de las que piensan: Vive y deja vivir, pero como el meterse en vidas ajenas es deporte nacional en este país, parece que todo está supeditado a lo que digan los demás.

Antes de las vacaciones tuve una conversación con una amiga que ha hecho un curso para ser asesora de lactancia. Le dije que me estaba agobiando mucho, que la peque ya no era tan peque, que empezaba a sentir que podríamos ir dejando la teta y yo ser algo "más" libre. Porque sí, puede que nadie lo diga, puede que sea políticamente incorrecto, pero para mi dar la teta a mi hija es un acto de amor, pero también es muy esclavo, sobretodo cuando entra en esos bucles y baches de ser más demandante. Cuando le conté como me sentía, recuerdo que me dijo que era normal sentirse así (menos mal que lo dijo, porque al principio me sentía la peor madre del mundo), me dijo que no era buen momento para retirarle la teti, pues cuando están a punto de cumplir los dos años, o ya con dos, tienen una crisis bastante fuerte (en nuestro caso lo ha sido). Y es que demandan más de mami y sobre todo de su amada teti.

Así que me marqué como final de lactancia los seis meses de la peque. Caerá en Navidades y creo que puede ser una buena época para empezar a quitar tomas. Y es que cuando yo no estoy, nunca pide teti. Cuando yo no estoy ni se acuerda de que mami no está. Come de todo, es feliz, juega con sus amiguitos en la guardería, van mis padres a buscarla por la tarde, merienda y duerme la siesta, pero cuando yo llego... Sé que es normal porque pasamos 12 horas separadas, pero es llegar y ya me lleva ella hasta la silla me dice que me siente y pide teti, eso sí, me compra dándome un sonoro y precioso beso. Hay días que pienso...uffff, ahora quiere teti y tengo mil cosas que hacer. Otros días, menos estresada, lo disfruto con ella y pienso que esto irá para largo. Pero me he marcado un objetivo. Sé que puede alargarse, pues siempre me ha pasado, pero saber que hay un final me ayuda a sobrellevar estas pequeñas crisis.

Durante las vacaciones, en plena crisis, Carlota demandaba su amada teti como si de un bebé se tratara. Daba igual que fuera para dormir, para jugar o simplemente porque quería un chupito, ella quería su teti y no había forma de explicarle que le tenía que dar más tarde. 
Sé que para ella la teta es amor, refugio, descanso, alimento y sobre todo tranquilidad, pero el problema es cuando exige la teta. Cuando te coge de la camiseta y tira de ella para sacarla, cuando llora desconsoladamente porque le dices que tiene que esperar un momento porque estás en la cola del supermercado y no te has llevado la mochila para ponerla allí y tener las manos libres para coger la bolsa y pagar.

Esos momentos en los que ella demanda de esa manera tengo un rechazo hacia el pecho, no quiero seguir con la lactancia y es un sentimiento confuso. Me siento que soy la esclava de mi hija. La que ordena y manda y no lo llevo bien. Cuando se pone nerviosa, gritona y llora porque quiere sí o sí la teta. Intento que primero se calme. Intento explicarle que así no puedo darle su amada teti, que tiene que tranquilizarse. La abrazo, la acuno y la beso. Pero hay momentos en que la situación puede conmigo y me dan ganas de gritarle como me grita ella. Se acaba la paciencia y tengo ganas de decirle: pues no te doy porque no me da la gana. Esos momentos, pocos pero los hay, intento calmarme yo primero. A veces la dejo con su padre y me voy de la habitación, respiro hondo, me recuerdo que soy la adulta, me recuerdo que ella solo tiene dos años y entonces, respirando y viendo las cosas con perspectiva me acerco a ella y la calmo. Cuanto más calmada estoy yo, más rápido se siente ella mejor.

Nuestra lactancia, por lo general ha sido una lactancia buena. Al principio pasé una semana mala, no se enganchaba, perdió peso, pero sinceramente, en cuanto llegué a casa y mi marido me dijo que me calmara y le hice caso. Todo empezó a fluir de una manera asombrosa. He tenido la suerte de no tener grietas, ni heridas (solo una de cuando me mordió con toda su alma y me hizo tal herida que se me infectó). Ha sido una niña de alta demanda. Hemos pasado hasta cuatro horas enganchadas con la teta, cuando era solo un bebé de meses y ahora aunque suelen ser unos minutos, me puedo pasar el día con la teta fuera, porque como digo, ella quiere sus chupitos de consuelo y seguir jugando.

Lo que más me ha ayudado a estos momentos ha sido poder contar con gente a mi alrededor que me han escuchado y no me han juzgado. Personas que me han aconsejado y personas que simplemente, por el simple hecho de estar ahí ya era suficiente.

foto de estas vacaciones que le envíamos a papi.
Por supuesto, la teti está medio camuflada, pero ahí está
¿Y vosotros? ¿Habéis pasado por alguna crisis así?

12 comentarios:

  1. Yo en la lactancia siempre voy mal con las grietas y la subida de leche que me mata de dolor pero espero que si tengo otro bebé que sea distinto. La verdad que es lo mejor para el bebé y también se crea un vínculo maravilloso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cada bebé es un mundo. Pero la verdad es que sí, tiene que ser difícil con grietas y subida de leche. Yo no puedo quejarme en ese aspecto. Simplemente, es que mi hija demanda mucho y siempre estoy con la teti fuera y a veces pienso que ya se ha pasado el tiempo de tenerla siempre fuera. De ahí que quiera empezar a destetar.
      El vínculo que se crea es muy especial. Pero conozco mamis que no han dado el pecho y tienen un vínculo igual de bonito con sus retoños.
      Tengo claro que si tengo otro bebé, le daré leche de la teti como a Carlota y durará hasta que los dos queramos sean los dos años como con ella, sea menos o sea más. Todo depende de como nos encontremos.
      Muchas gracias por comentar!!
      saludos

      Eliminar
  2. Uf... que suerte que hayas tenido gente apoyandote. Si al final hubiese podido darle el pecho a mi niña hasta bien tarde, en mi familia politica no lo hubiesen visto bien. Lo sé porque conocemos a una mami que le sigue dando el pecho a su niño que tiene un año y mi suegra me dijo que eso ya no era normal. Yo le dije que para la mamá si lo era y que no deberiamos juzgar sin saber que circunstancias o gustos tiene cada persona... se calló. Menos mal por que ya no me corto y cada vez que me dice algo extraño en plan tirandomela, le contesto con educación pero la contesto. He crecido. :)
    A lo que iba, que haces genial dandole el pecho a tu hija si es lo que las dos queréis.
    Es normal que te sientas exclava a veces. Y que tengas ganas de gritarla igual que ella lo hace contigo... a veces es dificil no perder los papeles.
    Yo también practico lo de irme a otra estancia y respirar. Funciona.
    Espero que la transición de dejar la teta sea lo más tranquila posibles y que las dos estéis felices. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí he tenido suerte. Al principio no creas que apoyaban mucho mi iniciativa, pero mis padres al ver que mi hija es feliz y está contenta con su teti y que no hace daño a nadie nos apoyan. Mi marido por descontado. De la familia política puedo decirte que no tengo tanto apoyo. Mi suegra ya hace meses que me dice que le quite la teti y cuando Carlota mama siempre le dice: pero si ya eres mayor, deja a mamá en paz y juega a algo.
      Mi cuñada cuando Carlota tenía 18 meses me dijo que la tendría que destetar ya, primero porque no era plan de tener todo el día colgada a la niña en la teta y segundo porque ya no alimentaba a mi hija y era una tontería darle tantas veces al día.
      Como comprenderás, con una me callé y con la otra no. A mi cuñada le dije que yo no me he metido nunca en su maternidad, aunque solo le diera tres meses el pecho al niño, porque ella decide y decidió así. Yo no soy nadie para desmerecerle como madre ni para cuestionarle. Igual que ella no es nadie para hacer eso mismo conmigo.
      Con mi suegra he ido callándome, pero ya te digo que el otro día le dije a mi marido que aunque creo que dentro de poco llegará el destete es algo que nos incumbe a mi y a la peque y que le pida a su madre que se abstenga a comentarios chorras o saltaré.
      Parece que ya la ha parado un par de veces....
      Siempre tienes que lidiar con unos o con otros.
      Me siento esclava, porque a veces es: mami teti. Mami Teti!!!!! ya mami!! y es como... perdona niña estoy escribiendo, leyendo, hablando con adultos... y ahora mismo sacarme la teti es un engorro.
      Lo de irme de la habitación lo hago desde que ella tenía unos 14 o 15 meses, un día que le chillé a la niña y perdí los papeles. Mi marido estaba en casa y me dijo, te estás escuchando?? En ese momento sentí vergüenza y me prometí no hacerlo más. Para ello, cuando veo que me enciendo como una cerilla, me voy de la habitación y respiro hondo.

      Yo espero que cuando llegue lo llevemos bien, pero bueno todo se andará. Ya os iré contando. :)
      MUAS!

      Eliminar
  3. Aishh Patri... Cómo recuerdo nuestras conversas sobre el tema. Y va y justo hoy escribo sobre destete.

    Nada es fácil, pero si le explicas que la teti necesita descansar y que mientras puede beber otra cosa, lo acabará entendiendo.

    Un besazo y ya sabes que me tienes para lo que necesites.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevaba días queriendo escribir este post y siempre que lo hacía pensaba en ti y en nuestras conversaciones. La verdad es que hablar contigo me sirvió de mucho y me tranquilizó bastante a entender qué es lo que le estaba pasando. Ahora me he marcado un momento, porque necesito, para mi salud mental, pensar que el fin está ahí. Quiero darle la teti, pero a veces demanda de tal manera que acabo desquiciada.
      El otro día salimos a dar un paseo y me cambié tres veces de camiseta. Primero me puse una que no me terminaba de gustar, pero como podía sacarme bien la teta, me la puse. De pronto vi la que me apetecía ponerme, pero era de cuello bebé, con lo que no podía darle teta. Así que la descarté tal y como me la puse. Volví a la anterior y es que una cosa tan tonta como estar pensando... puedo ponerme esto?? ah! no, que si no, no puedo sacarme la teta, porque enseño medio cuerpo y no me apetece. Parece una tontería, pero sumado a otras cosas es un mundo.
      Saludos
      Y mil gracias!! sé que siempre estás ahí y en este tema eres el faro que me guía .

      Eliminar
  4. Ay, yo no sé qué decirte porque la peque, a los 4 meses, dijo que no quería teta... :(

    Mucho ánimo corazón!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapi!!! :) la verdad es que son momentos de sentimientos encontrados. Por un lado, me encanta darle el pecho, pero por otro cuando se pone a gritar que quiere teta, sea en el sitio que sea, cuando a lo mejor le he dado cinco minutos antes, es algo desesperante. Aunque si te digo la verdad, parece que el ir a la guardería y volver a las rutinas ayuda, de lunes a jueves. Porque como mami no está, ella se acostumbra y sabe que la teta es para dormir. Lo que pasa que llega el viernes, que mami va a buscarla a las tres y ya es teta continua hasta el domingo por la noche. En fin...
      Por ahora seguiremos con ella, me he marcado un límite, llegado el momento sopesaré cómo nos encontramos las dos y decidiré si dar el paso o no.
      MUAS!

      Eliminar
  5. Yo he pasado por todo tras casi 5 años!!! A los dos años sufren una crisis, pero no solo de lactancia, es una crisis general en la que empiezan a independizarse pero mamá más que nunca se cnvierte en su principal refugio.

    Así que no creas que sin teti serías más libre jejejejej.

    Felicidades por vuestra lactancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que he notado. No es una crisis, solo de lactancia, si no general. Sé que quiere mimos, que quiere su teti, pero ella exige y ordena y eso no lo llevo bien. Si estoy en medio de hacer la cena y me pide teti le intento explicar que le daré en cuanto acabe, no puedo dejar eso a medias. Eso no lo entiende, empieza el berrinche y se puede pasar 15 minutos de reloj llorando. Muchas veces he acabado con ella en la mochila, con la teta fuera y cocinando. Un momento incómodo y encima con los nervios a flor de piel.

      A lo mejor no sería más libre, porque sé que los mimos me los pediría igual... pero puede que en algunos momentos puntuales, estas cosas no nos pasaran.

      Gracias e igualmente!

      Eliminar
  6. Qué identificada me siento!!! Estamos en plena crisis!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que las mamás unidas, jamás serán vencidas!! jajajajaja. Gracias por pasarte por mi blog. Ya sabes que siempre me paseo por tu ig, para ver qué tal estáis :)
      MUAS!

      Eliminar