viernes, 28 de octubre de 2016

PRIMERAS PALABRAS: LENGUA DE TRAPO. DIVERSIÓN ASEGURADA

¡Buenos días! y por fin ha llegado nuestro amado viernes y nos espera un gran fin de semana (algunos suertudos, como mi medio limón, con un gran puente de cuatro días).

Vuelvo a la carga con nuevas palabras que la peque está aprendiendo a decir con su lengua de trapo. Hace unas semanas os escribía sus primeras palabras, aquí os dejo el post. En él os decía que por fin se le había soltado algo la lengua y empezaba la aventura de averiguar qué es lo que nos quiere decir. 

Estoy muy contenta con la peque, porque está evolucionando a pasos agigantados. Tanto es así, que sinceramente, el día menos pensado ya me la veo teniendo conversaciones largas de esas existenciales que tienen los peques de la casa y que de pronto te dejan con un palmo de narices al ver su lógica aplastante.

Durante estas semanas, la peque ha aprendido nuevas palabras y nuevas canciones. Sí, el próximo día os enseñaré nuevas canciones que ha aprendido, pero para ir adelantando, en el cole tienen el día de las canciones en inglés y su maestra me ha apuntado en su pequeña agenda todas aquellas que ha ido aprendiendo y cantando para que se las pongamos en casa, algo que resulta un gran juego, tanto de aprendizaje como para divertirse, pero como os digo... el próximo día os cuento más y os pongo algún vídeo molón.

En fin, a lo que íbamos, como les enseñan canciones en inglés, ya no vale eso de cantar el cumpleaños feliz. Nooooooo. Ahora en casa somos más internacionales y cantamos el Happy Birthday. Porque claro la peque chapurrea la canción. Y sinceramente, es muy graciosa cuando dice: api b-day.

Otras nuevas palabras que ha aprendido son:

- Caio (o sa caio). Traducido sería caído (o se ha caído). Le encanta tirar algún juguete al suelo y decir: sa caio mamá. Y recogerlo. Como vemos que es una palabra que le gusta, empezamos a utilizarla (aunque nosotros bien) de una manera más teatral para cuando ella a veces tiene un traspiés y se cae, pues levantamos las manos y decimos: ¡Ohhh, se ha caído! y aplaudimos. A lo que ella, normalmente, aplaude y se ríe, sin darle mayor importancia porque no se ha hecho daño. Así evitamos que cuando se cae le entre el miedo y se ponga a llorar. Incluso alguna vez, ya que soy muy patosa, la peque ha podido ver como su propia madre se cae y dice: sa caío y yo siempre le contesto y no me he hecho daño.

-Mamá pupa. Esto no hace falta traducirlo. ¿Verdad?. A veces cuando se cae, o se hace daño con algo y llora, le pregunto si se ha hecho pupa. Ella me dice que sí. Para calmarla utilizo lo que hacían mis padres cuando era pequeña. Abrazarla, decirle que no ha pasado nada, mirar donde le duele, para cerciorarme de que no pasa nada malo y entonces es cuando ella me dice: mamá pupa, señalando, porque lo que en realidad quiere es que mamá le dé un besito donde tiene la pupa y le cante una canción: 
sana
sana
culito de rana
si no cura hoy
curará mañana
Después aplaudimos y como no, ya no tiene pupa.

-Aviva. Traducido sería arriba. Está aprendiendo la diferencia entre arriba y abajo, delante-detrás, cerca y lejos. Pequeños conceptos que en el día a día nos van bien. Cuando quiere que la cojamos en brazos o jugar a saltar (todavía no salta, se pone de puntillas, creo que tiene miedo a caerse) nos dice: aviva mamá o aviva papá y levanta los bracitos para que la levantemos. También le gusta tocar la lámpara de papel de nuestra habitación. Así que cuando quiere tocarla me mira, pone su cara más expresiva y me dice: mamá aviva lú, que significa: mamá la luz está arriba. Sí, ella, como todos los peques, tiene su propio diccionario y nosotras tenemos que ir traduciendo.

-Mamá mema. Sí, la primera vez que la oí decirme eso pensé... me está llamando mema??? desde cuando dice esas palabras mi bebé (seamos sinceras, todas pensamos en nuestros hijos como nuestros bebés, no hay más que decir :P). En realidad, la traducción sería: mamá quema. Desde que aprendió a decirlo, todo quema. Las salchichas queman. La crema de calabaza quema. Las patatas queman. Pero es que hasta el yogurt quema. Sí, ella dice quema a todo, pero porque le gusta acercarte el tenedor o la cuchara y que tú le soples en la comida, para que ella se lo coma a gusto. Y ahora, incluso ella, sopla y jugamos a quema o no quema.

- Fío. Traducido, obviamente, es frío. Mamá fío y se pone a temblar. Pero lo hace ella, o mamá fío y coge una manta  y se tapa de pies a cabeza, pareciendo un fantasma. Y es que le gusta decir que tiene frío, porque así consigue que mami o papi la abracen y digan: sí, que frío!!! vamos a taparnos. 

- Pica. Sin traducción. Mama pica ahí y te señala donde le pica y es que mi pobre peque es una fuente inagotable para los mosquitos y desgraciadamente le pasa como a mamá, no puede parar de rascarse, durante días, hasta hacerse una herida y que sangre. Es algo superior a nosotras, nos pican, rascamos, olvidamos, vuelve a picar en el mismo sitio, volvemos a rascarnos, y así durante varios días. Un sin vivir. Así que ella va embadurnada de pies a cabeza de repelente de mosquitos.

-Mumo. Traducido, zumo. Quero mumo. Y la primera vez que lo dijo... ¿mumo? ¿y ahora que me dice? Al final, con mucho esfuerzo y preguntas, entendimos que quería zumo. Le encanta el zumo, natural, de naranja que le preparamos por la mañana. Y es que le encanta porque se lo ponemos en su vaso con una pajita. Y se lo acaba y quiere más, aunque creo que es por lo de la caña.

-No guta. Sí, no gusta, es la traducción. Y es que ayer noche, sin ir más lejos le digo: ¿quieres pan? dándole unos palitos que siempre come. Y me dice: no guta mama. Y hacía diez minutos que se había comido dos. En fin... nueva palabra. ¡Ah! y al pan, por supuesto, es pa (lo dice en catalán) y lo pide con las manos abierta. Mamá pa. Mama quero pa.

-En estas semanas ha aprendido los colores. Y es que para nosotros es importante que aprenda a cruzar la calle cuando toca. Con las prisas del día a día no nos damos cuenta, pero al cruzar en rojo, no somos buenos ejemplos, no solo para nuestros hijos, si no para todos los niños que nos ven hacerlos sin problema. Desde un tiempo a esta parte, hemos sido constantes con la peque en la importancia de cruzar cuando el muñeco esté de color verde. Ella dice: vede. También que no se cruza cuando está en rojo. Ella dice ojo. Así que viendo que le gustan los colores y aprender a decirlos, ya sabe diferenciar: rojo, verde, amarillo (ella dice amailo), naranja (ella dice na-anja), rosa (lo dice bien), negro (lo dice bien), azúl (ella dice ).

-Abu. En el anterior post os hablé de la manera de llamarnos a cada uno. Bueno, por fín dejó de decir jo-jó y ahora lo llama abu. Conseguimos que así fuera después de llamarlo nosotros abu siempre. 

Y hasta aquí una nueva entrega de las nuevas palabras de la peque de la casa. ¿No me digáis que no es divertido intentar averiguar qué nos estarán diciendo?

3 comentarios:

  1. Ohhh esa lenguilla de trapo que amor!!! Love Love Loveee

    ResponderEliminar
  2. ohhh, #Gusanito aun está en esa fase, aunque ya habla como un lorito. ya veras cuando empiece ha hacer frases! te va a dejar sentada jajaja. El otro día una señora en el metro le cogió de la mejilla diciendo 'Que niño más mono' y le soltó claro y conciso, 'No me toque, no es mi mama y huele mal' eso con dos años y medio y yo debatiéndome entre el orgullo y el tierra tragame jajaja.

    ResponderEliminar