viernes, 21 de octubre de 2016

RESPETO. SI YO TE RESPETO, ¿POR QUÉ TU NO?

RESPETO

Creo que todos pedimos que se nos respete en todo momento. Pero parece que en el momento en que te conviertes en padre o madre ese respeto se pasa por el forro y la gente tiene que soltar la suya (ya cuando estás embarazada empieza).

Sinceramente, suelo ser de esas personas de "vive y deja vivir" creo que lo que a mi me va bien puede que a ti no. Entiendo que seamos diferentes y tengamos puntos de vista diferentes y además lo celebro, porque así hay más diversidad en el mundo, más color, más movimiento. 

No todo tiene que ser blanco o negro. Pero parece que mucha gente intenta que así sea. Me duele pensar que a día de hoy haya gente tan radical que si no sigues su manera de pensar te tachan de ser cualquier cosa.

Soy madre de una niña que para mi es preciosa. Está sana y es feliz. Su padre y yo decidimos las cosas que nos parece que es lo mejor para ella, pues nuestra máxima es que ella siga siendo así de risueña. Sí, somos de esos padres que creemos que sabemos lo que es mejor para nuestra hija. Así que soy madre lactante, sí con dos años y unos meses sigue mamando y seguimos con nuestras crisis con la teta, pero ahí está, ella feliz y yo también. Sabemos que es bueno para ella y así lo hacemos. Hacemos colecho, sí, somos unos hippies, como algunos piensan, pero yo me pregunto, si yo quiero colechar por el bien de mi hija y por el bien de mi sueño: ¿quién eres tú para decirme lo contrario? ¿Me conoces lo suficiente para hacerlo? Que venga una madre y se haga la entendida conmigo me repatea. Y no es la primera vez que tengo que decir: ¿Verdad que no me he metido en la manera de criar a tu hijo? Pues tu no te metas en la mía. Porque lo único que pido es respeto. 

¿Me puedes dar tu opinión? Soy de las que piensan que la opinión no se da si no te la piden. Y no, no la doy si no me la piden. Digo lo que pienso en mi blog, me gusta debatir con diferentes puntos de vista, saber por qué se piensa una cosa u otra, pero igual que yo no veto que me hables de lo que crees y piensas, tú no lo hagas conmigo.

Os pondré un ejemplo. Como he dicho Carlota ya tiene dos años y unos meses. Hace semanas que cuando voy al baño quiere venir conmigo y se quiere sentar en el orinal. Incluso hay veces que nos dice que se ha hecho pipí o caca, para que la cambiemos. Así que hablé con la profesora. Ilusionadas las dos decidimos que era el momento, ella también pensaba que podría estar preparada. Me fui de compras, a por un arsenal de braguitas (compré unas 20) y de algunos leggins, para tener suficientes de quita y pon para los primeros días y aprovecharlos también para el invierno. ¿Cuál fue mi sorpresa? Que el jueves Carlota lo pasó mal. Se estuvo aguantando el pipí toda la mañana, estuvo llorando, se quedó en una esquina  y no quería jugar como hacía siempre. En cuanto le pusieron el pañal para dormir lo hizo (intentaron llevarla a los urinarios, pero no hubo manera, ella se sentaba y se aguantaba). El jueves por la tarde la profesora habló con mi marido y se lo contó. Rapidamente me llamó diciendo lo que había pasado. Ahí, tanto la profe, como mi medio limón y yo nos dimos cuenta, por mucho que pensemos que es el momento no lo es. Ella no está preparada para desprenderse del pañal. 
¿Tengo que obligarla? Algunos se creen con derecho de decir que sí. Que si hemos empezado que no lo dejemos porque es hora, porque ya tiene una edad y porque le toca. Pues os diré que no lo hemos hecho. El jueves por la tarde se le volvió a poner el pañal y el viernes se fue a su cole con él puesto y volvía a ser la niña risueña y feliz que es siempre. ¿Por qué tengo que obligarla? ¿Por qué me lo dices tu que nunca estás con nosotras? ¿Por que lo dice la sociedad en la que vivimos, cada día menos humanizada? Pues no, lo decide ella y nosotros. PUNTO

Lo mismo hice con caminar. ¿Cuántas veces escuchamos aquello de...? ¿Y todavía no camina? Claro como la llevas en la mochila no quiere. Pues no, no quiere porque no está preparada y a los 20 meses, se soltó, se puso a caminar y a correr y desde entonces no para. Puede que se haya tomado su tiempo, pero es de esas niñas que no hacen las cosas si no se sienten preparadas. Y nosotros como padres, celebramos que sea ella la que tome esas decisiones y nosotros la acompañemos en todo momento. ¿Por qué te crees con derecho a criticarme por no obligarla a caminar antes? ¿Por qué lo primero que se piensa es que los padres pasan de todo?

Vuelvo a decirlo: RESPETO. Creo que no es mucho pedir. Aunque parece que en este país eso de criticar a la otra persona es un deporte nacional.

Creo que si en vez de meternos unas con otras. En vez de pensar que nuestro pensamiento es lo máximo y se tiene la ABSOLUTA RAZÓN, se dejaran de mirar el ombligo y fueran algo más empáticas, ayudaran en vez de criticar, nos apoyáramos en vez de "aconsejar" todos, y lo digo de verdad, TODOS seríamos mucho más felices.

Sí. Soy de esas madres que intentan darle lo mejor a mi hija y lo más natural. Por eso suele comer cosas que no sean envasadas. Suele comer bastante fruta y verdura. Yo le preparo casi todas sus comidas (y entre semana come en el cole). Cuando salimos a comer fuera, come normalmente de nuestros platos, porque a lo mejor el menú infantil entre que es enorme y no me gusta, prefiero darle otra cosa. 
Pero cuando mi hija está con otros niños en una actividad, como el fin de semana que estuvimos en Espluga de Francolí, y al terminar la organizadora le da una piruleta, no, no soy de esas madres que se tiran a la yugular de la pobre mujer. Hay veces que la peque no quiere esos caramelos, simplemente me los da y se olvida de ellos, pero ese día decidió que le apetecía, así que sí, se lo di. Ella se la comió y le encantó. Sé que no es lo mejor del mundo, pero también creo que una de vez en cuando no hace daño. No come chucherías, ni bollería industrial, para merendar suele comer fruta y un yogurt y según tengo entendido no es la primera vez que también se come algo de queso con pan. Pero si un día su padre se pide un croissant en una cafetería y ella quiere probar, pues sí, se lo damos y que pruebe. NO. No lo hacemos con todo, por supuesto pensamos que hay excepciones, y esas excepciones las ponemos nosotros y nuestro sentido común. 
Puedes ser una madre que decide que en el organismo de su hijo no entra nada envasado y todo es natural. Si es así, Felicidades, ya me contarás como lo logras cuando tenga cierta edad y vaya a fiestas de cumpleaños o de colonias con los compis del cole. O puedes ser una madre que cada día le da para merendar una "chuche", sea por ejemplo un batido de chocolate o un bollicao, mi madre era así y mírame, no tengo ningún problema, y para ella estaba bien. ¿Por qué ahora tenemos que dilapidar a esa madre? ¿Por qué no podemos, simplemente pensar que ella cree que está bien y el niño si es activo, juega y se divierte, tampoco va a tener mayor mal? ¿Por qué tiene que ser una cosa o la otra? No sé, pero pienso que los extremos nunca son buenos, y que en la justa medida está el equilibrio.

Sí. Soy de esas madres que piensan que yo sé lo que es mejor para mi hija y tengo más que demostrado que sí, que lo sé. Que ese "sexto sentido" lo tenemos y muchas de nosotras sabemos escucharlo y empatizarlo para saberlo. 

ASÍ QUE TE PIDO UN FAVOR: RESPÉTAME IGUAL QUE YO LO HAGO.

20 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con tu punto de vista. Me ha encantado el post. También soy partidaria dl lema vive y deja vivir. Ya es bastante difícil se padres con todo lo que ello implica un niño lleva consigo un gran número de circunstancias : comer, dormir, aprender, pañal... Y creo que es tarea de los padres valorar lo que es lo mejor para nuestrod hijos. ¿Qué a veces nos equivocamos? no lo niego..pero que tire la primera piedra aquel que pueda decir que nunca se ha equivocado en nada relacionado con sus hijos. Yo creo que cada uno lo hace como puede y lo mejor que puede,,no es fácil pero es asi. Incluso los especialistas no se ponen de acuerdo en ciertas cosas, tampoco son dioses, tambén se equivocan.. Solo falta mirar cosas tan simples como la manera de plantear el sueño de Estivill y Gonzalez... Ambos son pediatras, especialistas pero cada uno con un criterio opuesto al otro. ¿Qué hay que hacer? seguir tu propio instinto y seguir aquello que se acerque más a tus convicciones. Tan sencillo como eso..Tu conoces a tu hijo y nadie mejor que tu para saber lo que necesita lo normal es informarte bien pero también tener criterio propio. Ay!! Creo que me he alargado mucho con el coment, un poco más y te hago un post. Lo dicho, muy bien enfocado!! Muakis guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que si todos siguiéramos más ese lema, seríamos mucho más felices. claro que nos equivocamos!! nadie es perfecto! Pero como dices, lo que creo que debemos hacer es seguir nuestro instinto y saber lo que le va bien a tu hijo. Como dices, los profesionales no siempre se ponen de acuerdo, si los seguimos a pies juntillas, creo que nos volveríamos locos. También te digo que para mi lo peor, son los extremos y que una persona (entendida o no) se las dé de superior por el simple hecho de criticar porque no haces lo mismo que ella.
      Saludos

      Eliminar
  2. Pues esta muy bien lo que dices. Yo antes era empática y prudente a la hora de opinar... pero es que ahora que soy madre ¡lo soy el doble o el triple! Hace poco me enteré de que una ex compi de trabajo se ha quedado embarazada y madre mía còmo me alegre... me acordé de lo bueno y de lo malo de mi embarazo,parto y maternidad... Y PARA NADA SE ME OCURRIÓ ser "abuela cebolleta" y empezar a calentarle la cabeza, por que aunque la conozco tengo respeto por su percepción de como es estar embarazada y ser primeriza.
    Ella no sabe por lo que pasé y tampoco quiero amargarle la existencia. Pero si necestita que la cuente algo aquí mismo voy a estar. Lo que quiero decir es que no tengo por que comprometer su visión de la maternidad si no me lo ha pedido.
    La palabra respeto se ha perdido hoy en día... yo ya no cuento casi nada de mi manera de hacer las cosas en público (en el blog si) por no llevarne disgustos innecesarios pá casa (por que no soy una piedra y las cosas me afectan) y por que es nuestra vida y nuestras decisiones.
    Sigue adelante con tu lema. Somos muchas las que pensamos así! Vamos a ayudarnos! Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también. Antes de ser madre pocas veces me metía en nada y solo cuando se me pedía opinión. Ahora más todavía. Y es que parece que a la gente le guste meterse desde el mismo momento en que dices: ¡Estoy embarazada! ¿no crees?
      Por supuesto que se ha perdido y ese es un grave problema. La falta de empatía y respeto hacia los demás es aplastante.
      Muchas gracias por el apoyo y el mensaje.
      MUAS!

      Eliminar
  3. Con los ovarios bien puestos!!! Si señor, claro es que si no respetas como quieres ser respetado! Muacks!!!
    Feliz día!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! muchas veces la gente te exige respeto. ¿Pero y el suyo hacia tu persona? Yo respeto a la gente, pocas veces he perdido los papeles. Pero te digo una cosa, si no me respetas no me pidas lo mismo.
      soy una persona prudente, intento no meterme en berenjenales, pero das una opinión sincera y de corazón y te lapidan. Ay no! Eso no me gusta nada!
      Muchas gracias por tu mensaje!! :)

      Eliminar
  4. Vamos escasos de respeto, sí señor. Y más en algo tan sagrado como es la crianza de nuestros hijos. Está claro que no nos queda otra que buscar mecanismos psicológicos que hagan que los comentarios desafortunados e incluso a veces malintencionados, no nos afecten. Un besazo y ánimo!
    Maite

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Maite por tus palabras. La verdad es que así es. Vamos escasos de respeto y cada día menos. Y da pena. Mucha pena que esto esté pasando a día de hoy. Normalmente lo que me diga la gente, suele resbalarme y respiro hondo antes de contestar, pero cuando una persona se cree por encima de mi, eso sí no lo tolero y por eso pido respeto, porque en ningún momento lo he perdido , para que lo pierdan conmigo.
      Muchas gracias por tu comentario y por pasarte.
      MUAS!

      Eliminar
  5. Ole!! Lo flipante es que sea necesario escribir un post (genial, por otra parte) sobre algo tan obvio como "métete en tus asuntos"! Me ha encantado! Mi hija tiene 5 meses y ya me pululan los "y cuándo le vas a dejar de dar el pecho?" Pues cuando a las dos nos salga del moño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿¡Verdad!? A eso hemos llegado. A tener que escribir en nuestros propios blogs que se nos respete. Ese es el problema, el que te venga gente a decir cuándo le quitas el pecho. Primero de todo, a ellos qué les importa?? y segundo, por qué tienes que hacerlo? Porque ellos lo dicen, porque es malo? porque no lo hicieron? y mil cosas más. Si quieres dar el pecho lo haces, si no quieres dar el pecho, pues no lo haces, nadie es mejor o peor, se toman unas decisiones en pro de nuestros hijos y por supuesto de nosotros también.
      Saludos y muchos ánimos! :)

      Eliminar
  6. Mucha razón. El respeto es necesario y todas las madres deberíamos saberlo. No nos gustan que nos critiquen, pues no critiquemos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Arantxa. No lo podrías haber resumido mejor :)
      Gracias por pasarte! :)

      Eliminar
  7. Toda la razón. Debo decir que yo ya he dejado de respetar a según que personas cuando me dicen lo que ge de hacer con mi hija. Por ejemplo, mi hija tiene 14 meses y sigue con la teta. Al principio, cuando me decian que ya debería dejarla, preguntaba por qué creían eso y daba mis argumentos. Ahora, en muchas ocasiones, opto por contestar con un: le daré teta hasta que me de la gana que para algo son mis tetas.

    Al final acabas por cansarte. Yo también escribí sobre esos padres que asumen que vas a hacer exactamente lo mismo que ellos mientras tu te das cuenta a medida que hablan que ese, no es para nada tu estili de crianza (no tiene porque ser peor pero no es el mio). Debo decir que estos padres me cansan en especial porque deberían ser conscientes de lo que significa que te digan lo que has de hacer continuamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco a ese tipo de padres. Los que creen que su manera de criar es lo máximo y todos debemos hacer exactamente lo mismo. Si cada niño es diferente, con necesidades diferentes, ¿por qué tenemos que tener los mismos (exactos) estilos de crianza? No creo que sea lo correcto.
      Cada uno tiene el suyo y por ser diferente ninguno es superior o inferior al otro. Simplemente es eso, diferente. Y ahí es donde digo... ¿por qué no me dejas criar a mi hijo?
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  8. Me ha encantado tu post, y precisamente hablaba del tema hace poco con unos amigos. Supongo que todo es cuestión de percepción, y de la forma de decir las cosas. Cuando nació #Gusanito, hubo consejos que agradecí y criticas que me crisparon mucho.

    Por poner un ejemplo, teníamos una mochila no ergonómica heredada, yo en ese momento no sabia nada del tema, una mama de la guarde me comentó de forma muy educada si conocía algo del tema y si le permitía explicarme porque creía que usar esa mochila no era bueno para mi pequeño. (atentos al creía) Me mandó información y yo se lo agradecí, a la semana siguiente nos compramos la ergobaby.

    En el extremo contrario yo no pude dar pecho, es una espinita que tendré siempre, estuve sacándome la leche más de 5 meses, cada 3h día y noche hasta que mi cuerpo dijo basta. Tuvimos muchísima presión con ese tema, llegaron a decirme que no era buena madre por no dar el pecho, y que si no lo había conseguido (sin saber circunstancias ni motivos) era porque no quería a mi hijo. Cada vez que sacaba un biberón (con mi leche sí, pero eso no ve) no veáis la de comentarios que he escuchado de gente que ni me conocía. Como estas tengo muchas, el chupete, tampoco hemos quitado aun el pañal...

    Estoy de acuerdo contigo que el respeto debe primar ante todo, que yo soy la que decido que es mejor para mi hijo y soy la que tiene la ultima palabra. Pero soy de las que nunca rechaza un consejo bien dado (luego haré lo que estime preciso), otra cosa son criticas, insinuaciones maliciosas y malas formas...

    También considero que el medio esta la virtud como decía mi abuelo, los extremos nunca son buenos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario.
      ¿Sabes lo que pasa? Que nos creemos con derecho a decir la nuestra en todo momento, porque al fin y al cabo, creemos tener la razón máxima y realmente no miramos en el pro de la persona que tenemos delante, si no que simplemente decimos lo qué pensamos.
      Me parece estupendo que alguien con simpatía y empatía se me acerque y me diga si puede darme su humilde opinión, porque sé que así sí se hacen las cosas y seguramente sí es por el bien tuyo y de tu bebé, como en el caso de la madre que te explicó lo de las mochilas ergonómicas.
      Pero comentarios hirientes. Comentarios que no vienen a cuento, opiniones simplemente para hacer daño o sentirse superior no lo soporto.

      No puedo creerme que la gente sea tan mala como para decirle a una madre, sin saber las circunstancias, que es mala madre por no dar el pecho. Yo sí he dado y doy el pecho y desde que tiene seis meses tengo que oír la cantinela: ¿y aún mama?¿Pero tienes leche?¡Pero si ya tiene dientes! y tonterías máximas que a más de uno he cerrado la boca.
      Una persona que conozco, el día que nació su bebé, tomó la decisión de no darle el pecho, así que se tomó la pastilla. ¿Le dije acaso que hacía fatal o que era mala madre? Pues no, porque sus motivos tendrá y no por no dar el pecho es peor o mejor madre que yo. Si no diferente. No me creo superior ni inferior y es que cada madre es diferente igual que cada niño lo es. Creo que nuestro instinto nos ayuda a saber cómo actuar y sí, puede que nos equivoquemos, pero no lo haremos mejor si la gente se mete más en nuestra maternidad.
      Lo mismo me pasa con la comida. Porque sí, le doy cosas naturales y todo hecho en casa, nada precocinado, pero si un día mi hija me pide una piruleta, pues no le digo que no. A un día, no a cada día. Porque pueden pasar muchos meses hasta volver a comer otra. Y sí, por eso también te critican y te dicen y es que al final me harta.
      En cuanto a lo de los extremos es lo que digo. Para mi, nunca son buenos.

      Muchísimas gracias por pasarte y comentar.
      Saludos

      Eliminar