martes, 13 de marzo de 2018

PASANDO DE TONTERIAS: HARTA DEL MIEDO AL QUE DIRÁN

Yo empecé en el mundo bogueril hace años. Es verdad que este rinconcito solo tiene tres años y unos pocos meses, pero antes de este blog maternal y personal tuve otros. Uno de ellos no duró mucho y es que la falta de constancia y de inspiración hicieron que lo dejara aparcado. Después de un tiempo, abrí un nuevo blog. Este blog estaba pensado en mis hobbies más fuertes (cine, series y literatura). Mi marido y una amiga se les ocurrió que con lo bien que escribía podía hacerlo en un blog y además hablar de lo que más me gustaba. Así que me lancé a la aventura. Poco a poco ese blog fue creciendo. Tuve pocas colaboraciones y todo lo que se publicaba era de cosecha propia. Al final decidí crear una sección donde escribiría algunos relatos. Mis pequeños pasos a un futuro que me gustaría, algún día poder llegar, ser escritora. Terminar un libro y si ninguna editorial está interesada, autopublicarme yo misma.
Este blog duró muchos años, hasta que nació la peque. Desgraciadamente, el nacimiento de mi niña hizo que tuviera que dejar aparcado durante un tiempo mi pequeño rincón de hobbies y es que ella abarcaba mis 24 horas, sin dejarme un momento para mi, para poder hacer algo más que estar con ella, sobre todo en el tema de lectura, porque series y películas en casa nunca dejamos de ver.
Pasado un tiempo quise volver a él, pero no me llegaba el tiempo para compaginar los dos blogs (este ya estaba creado), la vida laboral y la vida familiar. Así que con todo el dolor de mi corazón, tuve que dejarlo atrás. Aunque a veces vuelvo para releer alguna de mis entradas.
Hoy os hablo de este pasado porque vengo con un tema que ya me ha superado. El miedo al que dirán y os preguntaréis: ¿Ha pasado algo? No. No ha pasado nada en concreto, pero sí he visto claras diferencias entre un mundo blogueril y el otro.

Mientras que en el mundo de los blogs de literatura, cine y televisión reina el buen rollo (obviamente, hay ovejas negras en todos sitios, pero no es la norma imperante), yo te ayudo, tu me ayudas. No estoy de acuerdo contigo pero te sigo igualmente,... En el mundo de los blogs maternales es una carnaza y sí, digo CARNAZA. Por supuesto que hay gente que merece la pena y tengo la suerte de contar con muchas personas conocidas en este mundo que me las llevo como amigas hasta el fin del mundo. Pero luego ves en las RRSS como se despellejan de una manera que no entiendo.


No lo entiendo, porque no lo comparto y no lo comparto porque esto no es lo que quiero enseñar a mi hija. Claro que la enseño a que debe defenderse, pero de eso a llegar a insultos, malas formas y amenazas, como que no.

Normalmente soy de las que se mantienen al margen, sobre todo en RRSS, aunque el otro día tuve que decir la mía porque estos patios de colegio no los soporto. Intento no meterme donde no me llaman, pero todo esto me ha hecho pensar. 

Si hablas de un tema que no es políticamente correcto, te comen viva. Si cuentas tu postura sobre un tema concreto y no es como el de la mayoría de mamis chulas que hay por las redes y que tienen sus blogs con millones de seguidores (y con menos también) te lapidan. Y ahí estaba yo, desde hacía un tiempo con el miedo al qué dirán. Miedo que si digo que hago esto, me van a comer en las RRSS y no tengo ganas de enfrentamientos. Es que si digo esto otro también me va a pasar

Y fue cuando me di cuenta, de que no puedo tener un blog si no soy sincera conmigo misma ni con vosotros y sobre todo si hablo de temas vanales para no meterme en berenjenales. No quiero hacerlo. Y por eso digo esto aquí y ahora. Voy a ser la que he sido siempre. No busco broncas, no busco mierdas, pero voy a escribir de lo que me apetezca y si un día cuelgo una receta que lleva un kilo (sí, exageración máxima) de azúcar, no quiero malos rollos. Y pongo este ejemplo como podría hablar de otros temas.

Ya lo sabéis. Vive y deja vivir. ¿Por qué no podemos tener un debate en condiciones, sea por las RRSS, sea por el blog, sea como sea, pero un debate civilizado? Un debate donde cada una ponga sus puntos de vista, donde se vea la diferencia entre ambas, pero que después de todo sigamos siendo las mismas de siempre, con nuestras cosas buenas, nuestras cosas malas, pero sobre todo dando una lección y enseñando que sí se puede tener pensamiento diferente y seguir a esa persona. 

Yo soy un ejemplo de ello. Sigo a gente que en su momento hablaron de algún tema que no me gustó, porque no comparto. Lo dije y seguí con mi vida.

Así que sí, paso de tonterías y estoy harta del miedo al que dirán. Espero que sigáis leyéndome, espero que si no estáis de acuerdo, de manera respetuosa me expliquéis vuestro porqué y sigamos en las RRSS como siempre. Bienvenidos a una nueva Mami Reciente Cuenta, donde habla sin pelos en la lengua.

15 comentarios:

  1. Pues estoy contigo. Y es que a mi me está pasando algo parecido... no sé por qué, desde que cambié la cara del blog hace meses ya largos, me pasa que me cuestiono todo lo que escribo. Y aunque creo que puede ser bueno lo borro.
    Pienso que no va interesar... que nadie lo va a leer y asi poco a poco estoy dejando de lado el blog aunque realmente tengo cosas que contar pero me da miedo que me critiquen igual que a ti.
    En fin será cuestión de quitarse esos miedos a base de ser sincero con uno mismo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te autoboicoteas. Algo que entiendo perfectamente. Yo muchas veces quiero hablar de un tema, pero pienso, como ponga lo que pienso, aunque me justifique, se tirarán a la yugular, pero sinceramente, me da igual, este es mi espacio, mi pequeño rincón y no puedo dejar que estos miedos tontos puedan conmigo.

      Eliminar
  2. Claro que si!! EL blog es algo tuyo, si en tu propio mundo no puedes hablar libremente ¿Donde entonces?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto! pero no me digas que no has visto alguna vez, una bloguera habla de un tema, da su opinión, porque es su espacio y hace lo que quiere, que para eso tenemos libertad de expresión y en vez de tener un debate coherente qué pasa? Que todos van en contra de ella, que recibe mensajes incluso amenazando. Eso es normal?

      Eliminar
    2. No, no es normal, por eso muchos nos pensamos mil veces antes de decir algo. Cuando los que deberían pensar mil veces antes de hablar son los que insultan o amenazan. El mundo al revés.

      Eliminar
    3. No, no es normal, por eso muchos nos pensamos mil veces antes de decir algo. Cuando los que deberían pensar mil veces antes de hablar son los que insultan o amenazan. El mundo al revés.

      Eliminar
  3. No podría estar más de acuerdo contigo. Yo tampoco soy de meterme en fregaos en las redes y soy de las que piensa que la educación y el respeto jamás debwn perderse. Y aunque intento ir a mi bola en el blog y escribir todo lo que quiera...si que es cierto que a veces me aplico un poco esa censura por miedo a un linchamiento público. Hace poco me di cuenta y llegué a la misma conclusión que tu...si en mi rinconcito no puedo ser libre, donde lo seré? Y al que no le guste...pues que no me lea. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Debemos predicar con el ejemplo y enseñar eso mismo, que las formas, el respeto no se deben perder, pero si nuestros hijos vieran esas rrss dirían, por qué yo no puedo y ellos lo hacen continuamente?
      Debemos ser libres y no tener miedo del qué dirán. Las madres somos nuestras peores enemigas, no te has dado cuenta?
      Así que sí, voy a escribir de lo que me apetezca, y al que no le guste, con dar unfollow, pues chao pescao. Lo tengo claro.

      MUAS!

      Eliminar
  4. Yo no tengo blog y la verdad es que, aunque sigo varios blogs, comento poco. No es por el qué dirán o por miedo a sentirme juzgada o cuestionada al dar mi opinión. Más bien es por no "liar la troca" que decimos en Cataluña... muchas veces me pregunto "para qué" vas a dar tu opinión o comentar sobre este o este otro tema? evidentemente hay tantas opiniones como cabezas, y la mayoría de veces no me parece útil ni práctico dar a conocer mi posición porque eso no me sirve absolutamente para nada.
    Igual es una visión un poco negativa, pero es que cuanto más mayor me hago, menos ganas tengo de entrar en debates estériles y en conversaciones en bucle, así que la mayoría de veces escucho, asiento, me callo... y a otra cosa mariposa. Prefiero gastar mi energía en otras cosas... jajajaja
    Besos!
    PD: esto me recuerda a este chiste.
    - Don Manuel, cómo ha llegado usted a los 100 años?
    - Por no discutir.
    - Hombre don Manuel, no será por eso!!!
    - Pues no será por eso...
    Este es al estado al que quiero llegar... jajajaja!!!

    ResponderEliminar
  5. El otro dí ame pasó algo en esta línea que comentas, en RRSS relativas a sostenibilidad. En un grupo zero waste, una persona me increpó por escribir sobre crianza sostenible, ya que según piensa el mero hecho de traer bebés al mundo va en contra de la sostenibilidad (hay una corriente que aboga por el antinatalismo y por la reducción voluntaria de la humanidad). Que si fuera realmente ecologista no hubiera tenido hijxs, que si me estoy riendo del mundo hablando de crianza sostenible cuando son conceptos antagónicos, que si mi blog es amarillista y sin sentido... Y más cosas que paso. ¡Incluso me acusó de ser antivacunas, cuando nunca he hablado del tema!

    Le intenté explicar que aunque no la comparto respeto su postura, e incluso la entiendo hasta cierto punto, pero que no me ataque sin más, de malas maneras. Que si realmente cree en esa causa, en reducir la natalidad, que divulgue, hable, milite, para convencer a los demás, porque atacar a la gente desde detrás de una pantalla es muy fácil, pero muy hipócrita también si no hace nada real para cambiar el mundo. Que además atacando la gente así lo que hace es ir en contra de ese movimiento en el que cree, porque aleja a la gente en vez de acercarla. Y por supuesto, si quería debatir por mi encantada, pero que no iba a entrar en una espiral de comentarios ofensivos. ¿Sabes que me contestó? Nada, se limitó a hacer más comentarios en tono de burla y ofensa.

    En ese momento quise salir del grupo ese, pero luego pensé que qué más da lo que piense ella. Yo comparto mi punto de vista, y hago lo que me parece correcto. Y si alguien hace/dice lo contrario, se puede hablar desde el respeto y con intención de debatir, pero nunca de atacar.

    Felicidades por tu cambio, seguro que te va genial :D

    ResponderEliminar
  6. Pues me quito el sombrero, mami. Porque creo que los blogs, las redes sociales en general, nacieron para poder contar lo que queramos y me fastidia horrores cuando veo esos piques de los que hablas. Yo soy de no meterme nunca porque con gente que ya va así sabes que es difícil debatir cualquier cosa pero sí que me gusta dar mi opinión y hablar con gente con opiniones distintas porque así también se aprende... En fin, enhorabuena por tomar esta sabia decisión. Un abrazo! Ah, si llegas a publicar la receta con 1 kg de azúcar alguna vez, avísame que vaya cogiendo mi escudo porque se puede montar una buena jajaja.

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que el tema de las malas contestaciones, lapidaciones online y demás es el lado oscuro de las rrss. Yo creo que todos nos cortamos en lo que escribimos porque sabes que el gurú de turno te mandará a sus seguidores a insultarte. Y es una pena. Internet es un gran sitio para ver diferentes puntos de vista, pero se está desvirtuando: si no piensas como yo, te insulto.
    Todos deberíamos ser más valientes y darle más al block xD

    ResponderEliminar
  8. Si tienes toda la razón, aunque a mi lo que me frena es que a veces las cosas por escrito, sin saber el tono se malinterpretan. Más que las diferentes opiniones si se dan sin perder el respeto.

    ResponderEliminar
  9. No puedo estar más de acuerdo contigo!! Que le den al qué dirán!!! Me ha encantado el post ;)

    ResponderEliminar
  10. Yo pienso que crear tu blog es para hablar sin tapujos de tu forma de pensar. Y hay soltar tus sentimientos y ser real y siempre con la verdad. Aunque hay veces que no sabes cómo poner las palabras. Te entiendo perfectamente

    ResponderEliminar