viernes, 13 de abril de 2018

RECETA: MI VERSIÓN DE LA CHARLOTA DE FRESAS

He pensado que hoy es un día perfecto para subir una receta y qué mejor que la receta de un postre, que en casa, a todos les encanta.

Es rápida, fácil y refrescante y ahora con el tiempo de las fresas, qué mejor que un postre para toda la familia?

Hace poco fue el cumpleaños de mi madre y como no, me llamó y me pidió que le hiciera esta tarta. Creo que es de sus preferidas

Aquí os dejo los ingredientes:


- 6 hojas de gelatina
- 250 gr de fresas
- 200 gr de azúcar
- zumo de 1 limón
- 1 yogurt natural (también sirve si tienes de fresa)
- 400 gr nata líquida para montar

Base de nuestra tarta:
- En un principio la Charlota de fresas lleva una base de bizcochos soletilla. Pero como la cumpleañera le gusta esta tarta, pero no los bizcochos, hice una base de galleta y para ello utilicé:
- Galletas Maria
- 90 gr mantequilla


RECETA:

Normalmente, lo primero que hago es hacer la receta de la tarta, pero esta vez, como debía hacer una base de galletas y es mejor que repose, hice primero la base. Para ello no hay nada más fácil que coger una ristra de galletas Maria, ponerlas en la picadora y darle al botón. 

Si no tenéis picadora, no hay problema. Se ponen las galletas dentro de una bolsa de plástico y con un rodillo se aplastan.



Cuando tenemos arena de galletas, fundimos la mantequilla en el microondas y mezclamos con las galletas.

Para que salga mejor, forramos nuestro molde con papel de hornear y ponemos la masa que se nos ha hecho con la galleta y mantequilla y aplastamos con una espátula, cuchara (mojada un poco en agua) o con los mismos dedos.

Metemos el molde en la nevera, para que la base se endurezca.

Ahora pasamos a la receta del pastel, y siempre empiezo por poner las 6 hojas de gelatina en agua muy fría. Tienen que hidratarse, así que deben dejarse un mínimo de 10 minutos.

Mientras las hojas de gelatina se están hidratando, en un vaso para triturar pongo el azúcar, el zumo de limón y las fresas (siempre las corto un poco) y trituro la mezcla.

Cuando está bien triturado, lo pongo en una cacerola, a fuego lento durante 10 minutos, aproximadamente. IMPORTANTE! nunca se debe dejar de remover, pues lo importante es que esté caliente, pero que no hierva.

Pasados los 10 minutos, sacamos la cacerola del fuego y añadimos la gelatina (bien escurrida) a la mezcla y batimos. Lo dejamos apartado para que se enfríe.

Ahora nos ponemos con la nata. Para ello, si tienes una máquina con varillas, deberás poner la nata para montar. Para que monte mejor, normalmente, pongo el bol que voy a utilizar en la parte de la nevera más fría, o si no tengo sitio, directamente en el congelador. La nata, también la tengo en la nevera. Montamos la nata.

Cuando la mezcla anterior de fresas, esté ya templada o fría, añadimos el yogurt (natural o de fresa) y mezclamos.

Lo último que nos queda es juntar la mezcla con la nata y para ello, nos ayudaremos de una espátula y de paciencia, pues para que la nata no pierda cuerpo, lo importante es ir juntando poco a poco los ingredientes y hacer movimientos envolventes. 

Normalmente yo pongo un poco de la nata en la mezcla. Lo hago para que la mezcla se asiente y coja fuerza. Entonces, poco a poco voy pasando esta mezcla al bol donde tengo la nata y con la ayuda de la espátula voy haciendo movimientos envolventes.

Cuando está totalmente mezclado, sacamos el molde de la nevera, comprobamos que la base está totalmente fría y echamos nuestra mezcla. Y metemos en la nevera.

Debemos dejar que cuaje, como mínimo 3 horas. Yo, normalmente, la hago un día antes del evento, para que esté más consistente.

POR CIERTO! Si hacéis la receta, pero con los bizcochos, en vez que con la base de galleta, solo se tendrá que poner la base del molde llena de bizcochos soletilla, echar la mezcla y por arte de magia, esos bizcochos subirán hacia arriba. Dejando la base arriba y para desmoldar solo tienes que darle la vuelta.

Lo último que quedaría sería la presentación. Como mi pastel era con base de galleta, simplemente cogí unas fresas que me sobraron y las corté por encima. Si la base la haces con los bizcochos y quieres hacer la auténtica charlota de fresas, solo tienes que poner los bizcochos alrededor, de pie y las fresas sobrantes cortadas por encima. 

Realmente es una tarta deliciosa y refrescante. A los peques les encanta por ese sabor a fresas con un toque más dulce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario